Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Adaptación a la guardería

No es secreto para nadie que decirle adiós a la cría, aunque sea por unas horas y sabiendas de que estará en un lugar seguro y divirtiéndose, es una de las cosas más difíciles para la madre, especialmente si se trata de su primer hijo. En nuestro caso, dejé de trabajar por casi dos años para cuidar de mi hija. Instintivamente he seguido los lineamientos de la llamada crianza con apego, mucho del Método Montessori y de la Educación Creadora dentro de un marco de rutina-disciplina un tanto flexible. Con esto último de disciplina flexible quiero decir que hemos tenido siempre una rutina y horarios fijos para poder darle seguridad a la criatura. Disciplina y rutina, pero nada de obligación de dormir sin sueño o de comer sin hambre, tampoco imposiciones de juego. Así que uno de mis mayores miedos siempre fue cómo se adaptaría La Muñe a una rutina que quizá sería más estricta en cuanto a disciplina y cómo me adaptaría yo a pasar 80% del día sin ella.

Hoy que empezamos la cuarta semana de la primera escolarización de La Muñe, tengo la alegría de contarles que hemos logrado una adaptación exitosa, en buenos tiempos y sin mayores incovenientes. Mis miedos acerca de cómo tomaría la disciplina un poco más estricta no eran infundados, ya que fue justamente dormir a la hora de la siesta y no cuando ella quisiera una de las cosas que más le costó trabajo asimilar, pero ya en la segunda semana de adaptación consiguió acoplarse a su nueva rutina. De apetito nunca me he preocupado porque esta hija mía es de las que come con gusto, casi todo, aunque tuvo la pobre un pequeño shock cultural con alguno de los menús. En cuanto a jugar y ser sociable tampoco tuvimos problemas, ya va haciendo algún amigo y nos recibe la mar de contenta cuando vamos a buscarla. 

Adaptación a la guardería

Con las amigas que pasan por esta etapa ahora mismo hemos hablado mucho de que lo que pensamos nos ha sido útil y lo que no para adaptarnos sin mucho sufrimiento a nuestra nueva vida y si bien es cierto que cada niño (cada madre/padre también) es un universo único, hay pequeñas cosas que creo que pueden ayudar a la mayoría de los padres, madres y niños a llevar a cabo el proceso de adaptación a la guardería de una manera no traumática y por qué no, con alegría 🙂 Les comparto lo que nos ha servido a nosotros, en caso de que lo encuentren de utilidad.

  • Estar verdaderamente convencid@ de que la guardería es una buena idea y ver todas las ventajas que le traerá a la criatura. Digo esto porque si los padres ven la alternativa del maternal como una desgracia, es muy probable que su hij@ lo sienta de la misma manera y lógicamente no quiera ir.
  • Encontrar una guardería (maternal o nido) que se ajuste a las expectativas de los padres.
  • Ser parte del proceso de adaptación del niño. Es decir, que la institución permita que la madre/padre tome parte en las nuevas actividades de la criatura durante las primeras semanas de incorporación.
  • Escuchar y seguir los consejos de los docentes de la guardería o nido, si están de acuerdo con ello, claro está. En nuestro caso, empecé a adaptar sus horarios de despertar, comida, siesta, baño, cena, dormir, etc., en función de la rutina que llevaría una vez inciada la etapa del materna. Esto nos ayudó mucho a no sentir tanto el cambio.
  • Darle la seguridad emocional al niñ@ de que estás y siempre estarás cuando te necesite, aunque físicamente no estés ya todo el día a su lado. Alimentar su autonomía, la confianza en ella (o él) mismo, así como en otras personas.
  • Aceptar que nuestro hij@ tiene ya su primer mundo personal y nosotros dejaremos de ser el centro del universo. Y aunque aún La Muñe es pequeña y mamá sigue siendo muy importante, me emociona ayudarle a crecer, a ser independiente, a confiar en sí misma. Me contenta ver que empieza a formar afectos hacia las maestras o empieza a tener amigos propios, y pienso que ser parte de su vida es una cosa fabulosa porque ser padres es también dejarles libertad para ser quienes quieran ser.

Hablando un poco de mí, pues sí ha sido duro verme sin ella correteando y jugando en casa mientras hago la comida o pongo la lavadora. Ha sido raro no tener que esperar a que haga su siesta para poder trabajar en la computadora, pero también ha sido liberador poder ir al baño sin escuchar “¡mamá, mamí, mamá!”, volver a ser un poco más dueña de mi tiempo y hasta cierto punto he recuperado un poco esa cosa tan mía de disfrutar la soledad, de conversar en silencio conmigo misma.  Hoy que en dos días vuelvo a a trabajar y ya no tendré tiempo de casi nada, creo que si hubiera sabido antes que mi hija iba a disfrutar tanto ir a la guardería tal vez hubiera considerado en recurrir a ella un poco antes. Eso sí, no me arrepiento ni por un segundo de haber pasado todos y cada uno los días de vida de La Muñe junto a ella. De ahora en adelante las dos empezamos una nueva etapa, que aunque separadas, transitaremos juntas con alegría.  

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Adaptación a la guardería by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
11 Responses
  • Marta
    octubre 9, 2014

    Me alegro un montón que la Muñe se haya habituado tan bien a la guardería. Y que tú tengas un poquito de tiempo para ti sola!

  • remorada
    septiembre 30, 2014

    me alegra ver que todo ha ido bien! qué éxito la Muñe 🙂

    • madrexilio
      octubre 1, 2014

      Gracias, es una satisfacción verla contenta 🙂

  • Planeando ser padres
    septiembre 30, 2014

    Yo no me hago a la idea de cómo será ese momento cuando se produzca. Es bueno saber que aunque tengan que ceñirse a nuevas normas, en pocos días se adaptan sin problemas. Y esos ratos de tranquilidad a solas ¡serán memorables! Aunque se les echa tanto de menos cuando no están con nosotros (y eso que yo sólo me he separado de la bichilla algunas horas).

    • madrexilio
      octubre 1, 2014

      De momento tú no te enrolles con cosas que no van a pasar en los próximos 3 meses, jeje, disfruta a tu bichilla y cuando llegue la próxima etapa, pues la disfrutarás también 🙂

  • Sandra
    septiembre 30, 2014

    Felicitaciones! Me alegra mucho que hayan superado este proceso que no debe ser nada fácil, sobretodo cuando como a nosotras además, nos toca iniciar a nuestros hijos en un mundo en el que no estamos cien por ciento adaptadas.
    Te mando un besote y muchos éxitos más en esta etapa.

    • madrexilio
      octubre 1, 2014

      Muchas gracias Sandra, lo que dices es verdad, el mundo de la madre expatriada es distinto en ese sentido, al de la madre que está en su tierra. No es fácil ayudarles a adaptarse a un mundo que no es completamente nuestro.

  • Loque
    septiembre 30, 2014

    Te juro que te iba a preguntar ¿para quién ha sido más duro, para la mamá o para la hija? Pero veo que ya lo comentas.

    En todo caso, enhorabuena.

    • madrexilio
      octubre 1, 2014

      Pues eso, lo he dicho, que nos ha costado un poco a las dos, pero un poquito más a mí, como era de esperarse.

  • Mamá en Bulgaria
    septiembre 29, 2014

    Me alegra mucho que se haya adaptado sin problemas! Así tu podrás volver al trabajo tranquila. A mi me costó mucho llevar a la mayor a la guardería, y eso que esperé hasta que tuvo años y sólo iba 3 horas, y no quiero ni pensar en el momento en que me toque llevar al pequeño. Aunque sí sería un poco liberador jaja! Sólo un pelín 😉

    • madrexilio
      octubre 1, 2014

      Ya verás que aunque cueste un poco sí que tendrá un pelín o pelón de liberación 😉

      Un abrazo vecina

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »