Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Adiós a la matriarca

No todo el mundo tiene la suerte de tener una tatarabuela, poca gente tiene la dicha de haber disfrutado a su Dédi (así se dice bisabuel@ en húngaro) y sólo unos pocos se dan el lujo de repatriarse en la vejez, morir a los casi 99 años, en casa, sin haber padecido enfermedad y rodeados de la gente que más los quiso. Hace pocos días, después de muchos años de dicha compartida la familia le dijo adiós a la matriarca. Fueron largos y angustiosos días de acompañarla en su despedida, pero estoy segura de que nuestra querida Zsuszanna (Susana) se fue tranquila y sabiendo lo mucho que la quisimos siempre.

Dédi fue una mujer que dio mucho amor, no sólo a la familia sino a todo el que la conoció. Mientras la vida le dio fuerzas siempre estaba haciendo algo, fue ávida lectora, excelente conversadora, amante de los niños y una cocinera sinigual. Gracias a ella puede acercarme a una parte de la familia paterna con la que no tuve mucho contacto durante la infancia, conocí historias de la familia que no sospechaba, aprendí a jugar cartas, a bordar en el típico punto que bordan todas las señoras húngaras de su generación, aprendí también que patria es el lugar en donde está tu corazón y no tiene que ser el lugar en el que se nace. 

Un día inolvidable, un lujo que lo hayas pasado con nosotros.

Un día inolvidable, un lujo que lo hayas pasado con nosotros.

Durante estos últimos cinco años tuvimos tiempo de conversar mucho, de conocernos más y de compartir momentos muy importantes: su repatriación, mi mudanza a Budapest, mis estudios en hungarología, mi primer trabajo en Budapest, mi compromiso, mi boda, mi embarazo y el nacimiento de mi hija.

Voy a extrañar visitarte los domingos con mi familia, voy a extrañar cogerte la mano y contarte el calor o el frío que hace afuera, que estuvimos en la ópera, que vimos ésta o aquella película. Nunca olvidaré todos los juegos de cartas que tuvimos, ni lo mucho que me ayudaste cuando aprendí húngaro, ni la alegría que te dio que hiciéramos una mini-recpeción después de la boda en tu casa porque ya no podías moverte con facilidad para ir a la cena oficial, ni como estabas de feliz cuando nació mi hija y la cogiste en tus brazos con tanto cuidado. Te quise mucho Dédi, llevo con orgullo tu nombre entre los míos y nunca olvidaré estos primeros 5 años de día a día en Budapest porque tú también fuiste y serás siempre parte de lo que hoy es mi vida.

Gracias por todo, por tus enseñanzas, tu amor y sobre todo por haber mantenido a la familia unida hasta el último momento. Te vamos a echar de menos, y estarás con nosotros siempre.

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
share
16 Responses
  • Mary Paz
    junio 26, 2014

    En efecto precioso homenaje..
    gracias por sugerírmelo!
    un saludo.

    • madrexilio
      junio 27, 2014

      Muchas gracias Mary Paz, me alegra que hayas podido pasar a leerlo. Saludos desde Budapest

  • remorada
    junio 16, 2014

    Llegué a conocer a dos bisabuelas, una murió cuando yo tenía 7 años y la otra 10 años después ¡Mi sobrino mayor tuvo a su tatarabuela casi 6 años! Y era ciertamente una persona especial, con conocimientos de otras épocas, pero con una visión más moderna que la de sus hijos.

    Has tenido mucha suerte, la foto – preciosa, por cierto – nos lo demuestra, aunque no haya nada que demostrar, lo bueno ya te lo has quedado <3

    Un abrazo fuerte :***

    • madrexilio
      junio 16, 2014

      Es una suerte compartir con ellas, se aprende mucho y se ve el mundo de otra manera. Gracias por tu lectura y tu feedback.

  • Marta
    junio 16, 2014

    Se nota que fue una gran mujer, que te llenó estos años que llevas en Budapest. Ahora formará parte del recuerdo vivo. Mucho ánimo.

    • madrexilio
      junio 16, 2014

      Así es Marta 🙂
      Gracias por tus palabras.

  • Mamá Merlin
    junio 15, 2014

    Lamento tu pérdida… es maravilloso que hayas podido compartir momentos inigualables con tu dédi, no todos tenemos esa dicha. El peque si tiene bisabuela, pero pronto nos mudamos lejos y no sé cuando podrá volver a verla. Hermosa foto que tienes para el recuerdo. Abrazos desde a distancia…

    • madrexilio
      junio 16, 2014

      Muchas gracias coterrñánea. Sé que estás pasando por un momento complicado, te mando un abrazo.

  • Planeando ser padres
    junio 15, 2014

    Como dices, puedes estar contenta de haberla conocido y disfrutado de ella porque no es nada frecuente. Yo bisabuelos no he conocido ninguno y tatarabuelos ¡es que creo que no conozco a ningún bichillo que los haya conocido!

    • madrexilio
      junio 15, 2014

      Una dicha, eso ha sido, lo has dicho perfecto. Gracias por tus palabras.

  • Desmadreando
    junio 14, 2014

    Ay Bea….te mando un abrazo al alma….no es fácil decir “hasta pronto” pero tu Dedi te deja un legado inigualable pero sobre todo un gran ejemplo de “vida”. Un beso muy fuerte Moni

    • madrexilio
      junio 15, 2014

      Muchas gracias Moni, muy agradecido tu abrazo y sé que entiendes muy bien lo difícil que es pasar por estos adioses.

  • Pao
    junio 13, 2014

    Te abrazo desde acá. Yo tuve un bisabuelo hasta los 13 años. Me emocionaron tus palabras hacia tu Dédi. Te abrazo fuerte desde acá. ♥

    • madrexilio
      junio 14, 2014

      Muchas gracias Pao.

  • Azul Celeste
    junio 13, 2014

    Son una gran bendición las Dédi, que bueno que tuviste la dicha de compartir mucho con ella, ahora está descansando feliz 🙂

    • madrexilio
      junio 14, 2014

      Muchas gracias Oli.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »