Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Ayudar a los niños durante el divorcio

Como bien dice el dicho, después de la tormenta viene la calma, tener eso en cuenta es quizás la clave para superar los momentos más oscuros, mantener el equilibrio y poder así ayudar a los niños a vivir ese complejo tránsito que representa el divorcio de sus padres de la mejor manera posible. Según lo que he visto, escuchado y leído, las reacciones de los niños al divorcio de los padres varían según la edad, la relación entre los progenitores y la cantidad de cambios que haya en la rutina de los chicos. En mí caso, tengo una hija de 3 años, así que me centraré en compartirles lo que he investigado y vivenciado en cuanto ayudar a los niños durante el divorcio.

Ser fuerte

Los hijos no necesitan unos padres que se deshagan en llanto o se hablen a los gritos. No debes perder la compostura. Tienes que hacer un esfuerzo sobrehumano para no llorar ni quebrarte delante de los chicos, ellos ya tienen bastante con lidiar con los cambios que el divorcio representa en su vida diaria; tienen sus propios miedos, inseguridades y penas, como para que les cargues tú con las tuyas. Los niños necesitan sentirse seguros, protegidos y muy amados por ambos padres, así que si necesitas hablar con alguien o llorar, llama a una amiga, un familiar o a un terapeuta, pero a los niños hay que dejarlos fuera de nuestra marea emocional.

¿Cómo ser fuerte?

No sentirse culpable

Una de las cosas primordiales es no perder de vista que el divorcio sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad, de manera que muchas personas te criticarán pero también muchas se mostrarán solidarias. La ruptura del matrimonio no es algo agradable y no algo que nadie desee, lo que hace más difícil llevar la situación sin sentir culpa.  La respuesta a esto es sacar valor de las entrañas para vivir tu vida como tú consideras mejor; no dejar que la opinión de terceros te afecte demasiado, recuerda que solo tú sabes el calvario que vives. Piensa que es mucho peor para un niño crecer en un hogar donde los padres no se respetan, o incluso crecer viendo un modelo de pareja que no es sano. Pienso que es mucho más positivo crecer con padres separados pero más felices.

Pedir ayuda

Apóyate en las personas que puedan ayudarte, tanto para cuidar de tus hijos si necesitas estar un rato para despejar la cabeza. Si te deprimes, busca ayuda profesional, no siempre podemos resolverlo todo solos. Si necesitas un abogado o asesoría en cuanto a las leyes, no dudes en solictarlo, es verdad que el tema económico puede ser un problema en muchos casos, pero siempre hay recursos gratuitos que podemos aprovechar. Hay muchos foros de ayuda en la red, recuerda que no eres la primera ni la última persona que pasa por un divorcio, otros testimonios pueden ayudarte a sentirte menos sola/o.

Actitudes que pueden ayudar a los niños

  • Tratar de tener una relación si no amistosa, al menos cordial con el ex. Si los padres se comunican con respeto y amabilidad es mucho más fácil para el niño aceptar los cambios.
  • Mantener la estructura de su cotidianidad. Establecer una rutina clara y lo menos cambiante posible, por ejemplo, debe ser constante y clara para el niño qué días pasa con cada uno de los padres.
  • Es recomendable no mudarse de casa, si es posible hasta que haya pasado un año de la separación, lo mismo aplica para la escuela. Cambiar todo drásticamente puede afectar seriamente el equilibrio emocional del infante. Si los cambios son inminentes, entonces es necesario preparar al niño para enfrentarlos, darle mucho apoyo emocional e incluirlo en el proceso de elección del nuevo lugar para vivir, la escuela, etc.
  • Jugar mucho con ellos, mantener el buen humor, tratar de no mostrarse demasiado triste delante de ellos.

 

Ayudar a los niños durante el divorcio

Imagen vía Free images.

Qué decirle a los niños

  • Tras el divorcio, uno de los miedos más fuertes de un niño es que sus padres dejen de quererle. Con el divorcio sienten que pierden a uno de los padres, generalmente al que se va de casa o con quien pasan la menor parte del tiempo, así que hay que reforzarle que siempre le vas a querer, que el afecto de mamá y papá nunca lo va a perder.
  • Es muy importante recordar que los niños entre 3 y 5 años, tienden a pensar que sus padres se han separado porque ellos no se han comportado bien, así que bajo ningún concepto podemos reforzar ese miedo. Hay que tratar de dejarle muy claro al niño que el hecho de que sus padres no estén juntos, no afecta el amor que ambos sienten por él o por ella.
  • Es fundamental que los padres se pongan de acuerdo en cuanto a cómo explicar las razones de la separación, así cuando el niño pregunte escuchara la misma versión de ambos, eso le dará mucha más seguridad.
  • Soy partidaria de decir la verdad, pero siempre de acuerdo a la edad de la criatura y a lo que ella/el mismo pregunte. En mi caso, no puedo decir nada negativo de mi ex como padre, pero sé que en algunos casos el problema mayor es cuando el padre rompe las promesas a sus hijos. Por ejemplo, incumple en las visitas acordadas o no llega a tiempo. Esto puede generar mucha tensión entre los padres, y ansiedad en el niño.  Eso puede llegar a ser muy difícil de manejar, por supuesto que no es correcto “tapar” los errores de la otra parte, pero tampoco se trata de hablar mal. Pienso que hay que tratar de manejar la situación de la manera más neutral posible y si no tienes una explicación de la conducta del padre/madre, hay que tratar de mantener la compostura y armar rápido un programa alternativo para bajar la frustración de tu hijo/s. Lo mismo, si es la madre la que no tiene la custodia y es ella la que incumple las promesas.

Qué no hacer

  • Nunca hablarle mal de su padre o de su madre. Recordemos que todos somos 50% mamá y 50% mamá, así que vemos negativa una de nuestras partes, será mucho más difícil aceptarnos y amarnos por quien somos.
  • No negar o ignorar la existencia del padre o madre, según sea el caso. Tampoco mostrar incomodidad cuando el niño cuenta con alegría algo que hizo con su padre/madre. Hay que aceptar con alegría que también puede pasárselo bien con su otra figura parental.
  • Nunca prometer cosas que no sabes si puedes cumplir. Cosas como: “te llevo al Zoo el fin de semana que viene”, cuando no estás seguro de que realmente es posible.
  • Tratar de compensarles por sentirnos culpables, bien sea comprándoles cosas que no necesitan, o siendo demasiado permisivos, por ejemplo: dejarles irse a la cama más tarde, autorizarles a comer más golosinas de las que normalmente tienen permitidas, no castigarles cuando hacen algo por lo que antes del divorcio sí los castigabas. Es mejor pasar más tiempo, leerles más, jugar más con ellos, que dejarles hacer cosas que no los benefician.

Es cierto que no hay un manual, y que cada familia es un caso a parte. Cada niño reacciona de manera distinta, cada padre o madre lleva la separación lo mejor que puede, pero es verdad que a veces las emociones nos sobrepasan. El divorcio es un momento de crisis, y crisis quiere decir oportunidad. Un oportunidad es siempre un nuevo comienzo, una ventana a una nueva manera de ver la vida, una puerta para hacer las cosas de otra manera. Es un momento muy complicado, pero que con la serenidad que da el tiempo y el motor de avance que son los hijos, representa una fuente de inspiración para renacer.

¡Si tienes algo que compartir, por favor házlo!

 

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Ayudar a los niños durante el divorcio by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com/Ayudar%20a%20los%20niños%20durante%20el%20divorcio
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
3 Responses
  • Azul Celeste
    Mayo 13, 2016

    Muy difícil llevarlo a cabo, realmente son pocas las parejas que terminan “bien” después de una separación; en mi caso, mis padres tuvieron un divorcio muy feo, mi abuelo terminó en la cárcel, mi padre compró la patria potestad, le hizo vivir un calvario a mi madre, sinceramente encuentro muy poco realista no hablar mal de él, es decir, mi mamá procuraba no hablar de él, pero yo me dí cuenta de muchas cosas con tan sólo 4 años… y 5 años después todavía estaba la pelea por nosotros…
    En tiempos actuales, lamentablemente mi hermano también se divorció, después de 10 años de matrimonio y con 2 hijos de por medio. Al principio sí estaban muy dolidos ambos, pero ahora hacen lo posible por llevarse bien. Es difícil pero no imposible.
    Ánimo amiga, adelante vamos!!!

  • madrexilio
    Febrero 9, 2016

    Sí, pues así, tal cual como lo dices. La verdad hay que decirla, pero sin envenenarla con sentimientos que no le corresponden al niño. Ese es el reto. La verdad, yo no tengo desagrado por mi ex pareja, pero sí sé que es difícil para muchas personas. Sobre todo cuando incumplen con los niños.

    Gracias por la visita, un abrazo

  • remorada
    Febrero 8, 2016

    qué complicado, recuerdo que en nuestro caso lo que nos dijeron fue “ahora tendrás DOS casas!” y parecía que nos hubiéramos sacado la lotería, pero no fue así.

    coincido contigo en que nunca hay que hablar mal del otro,pero, llegado el momento, hay que decir la verdad, para que los chicos no crezcan dentro de burbujas, sobre todo cuando hay un incumplidor crónico (que lo he vivido… ay ay ay ¬¬u)

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »