Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo me cambió la vida el divorcio

Hace un año exactamente que el padre de mi hija y yo hicimos público el final de nuestro matrimonio. El tiempo ha pasado extremadamente rápido,  el papeleo está completo, el reajuste en las rutinas es ahora el nuevo orden, y juntos, los tres,  hemos logrado construir con éxito un nuevo tipo de familia. Una familia que no obedece al estándar, que no vive bajo un mismo techo pero que se respeta, apoya y se quiere.  Tengo la inmesa felicidad y la suerte de decir que tras el divorcio, el padre de mi hija ha demostrado ser un hombre extremadamente generoso, respetuoso, un excelente padre y un gran amigo. Me encantaría pensar que al compartir mi experiencia durante este proceso de adaptación pudiera ayudarte si estás en una situación similar, darte esperanza, decirte que el futuro puede ser mejor, distinto, es verdad, pero quizá más honesto y más feliz.

Cierto que cada divorcio es diferente porque cada historia es única, las dificultades nunca serán las mismas para las parejas que pasan por este tránsito. Sin embargo, la soledad, el miedo, la tristeza y el sentimiento de derrota son emociones comunes para todos los que hemos pasado por el proceso de disolución del vínculo matrimonial. En nuestro caso la separación era inminente, no había forma de quedarnos juntos, a no ser que hubieramos optado por compartir techo, sin mantener el vínculo conyugal. Resumiendo, estos doce meses fueron muy difíciles, pero me han hecho más fuerte, un poco más sabia, significativamente más tolerante, emocionalmente más independiente y me atrevo a decir que más libre y por ende, más feliz.

 

Cómo me cambió la vida el divorcio

Foto by Mokra. From freeimages.com

Cuando digo que he aprendido a ser más feliz después de divorcio, hay quien se imaginan que mi matrimonio fue una pesadilla y por eso ahora soy más feliz; pero quienes me conocen mejor saben que cuando digo esto, lo que realmente quiero decir es que una vez que acepté e interioricé el final del sueño del matrimonio convencional, comencé una transformación personal profunda y que dudo mucho que alguna vez termine.  Creo que el sentimiento de pérdida, la inestabilidad económica y emocional pueden ser detonantes para derrumbarse y reinventarse. Cada persona supera las crisis con las herramientas que tiene y hace lo mejor que puede por mantenerse a flote, y en algunos casos también para transformarse. Yo, aproveché este año de cambios externos e internos para adaptarme a lo nuevo, entender y aceptar el cambio, ser más libre y reforzar mi espiritu. Te cuento un poco más de lo que he aprendido en este tiempo.

Cómo me cambió la vida el divorcio

  • Comprendí que nada es para siempre. Así que es mejor vivir el aquí y el ahora con alegría porque mañana quién sabe que nos espera.

 

  • Aprendí a ser madre en singular sin la voz masculina constantemente apoyándome o contradiciéndome. A sido difícil, sobre todo cuando mi hija comenta “papá sí me deja hacer esto o aquello”.  El padre me ha comentado que lo mismo le sucede a él. Así que este tema da para otro post, por ahora no me adentro en ese capítulo 🙂

 

  • Todo es posible. De modo que hay que tener menos miedo a hacer lo que realmente quieres hacer. Vive tú vida como tú piensas que es correcto.

 

 

Cómo me cambió la vida el divorcio

Foto by Sigurd Decroos. From freeimages.com

  • No existe fórmula para la felicidad.  Cada quien tiene que invertar la propia y reinventarla cada vez que sea necesario.

 

  • Ser la oveja negra no es tan malo. Si el resto te señala o no entiende tu manera de actuar o de entender el mundo, no siempre quiere decir que estés haciendo las cosas mal. Muchas veces ser la oveja negra es la consecuencia de atreverse a pensar diferente o de apoyar ideas que la mayoría no acepta.

 

  • Una de las revelaciones más fuertes de los últimos meses ha sido darme cuenta de que mi idea actual acerca del amor entre hombre y mujer tiene muy poco que ver con la idea con la que crecí. De la misma manera, mi idea de lo que es una pareja nunca había sido más relativa que ahora. Reconozco que ambas ideas están todavía en proceso de reconstrucción.

 

  • Hace falta mucho coraje para vivir la vida de acuerdo a tu verdad, pero es liberador saber que no te estás traicionando a ti misma.

 

  • Cuando de verdad aceptas lo que no puedes cambiar y lo abrazas, estás aceptando que todo es relativo, te vuelves profundamente tolerante contigo y con los demás. Saber que la verdad es siempre relativa es una experiencia sumamente liberadora.

 

 

¡Ánimo que sí se puede! Cambiar o adaptarse a lo nuevo, lleva su tiempo, pero siempre vale la pena seguir adelante.

 

¿A ti cómo te cambió el divorcio?

 

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Cómo me cambió la vida el divorcio by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com/cómomecambiólavidaeldivorcio
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
2 Responses
  • remorada
    noviembre 27, 2016

    life is a journey, not a destination, así que… que siga el viaje!

  • Mamá en Bulgaria
    noviembre 15, 2016

    Me alegra que siempre veas el lado positivo de estas situaciones. Yo no sé si sería tan fuerte como tu. Un abrazo, vecina!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »