Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo ser madre

Cuando era niña jugaba con muñecas de día, de tarde y de noche. Dormía con dos bebés que parecían más humanos que juguetes, tenía silla de comer, cochecito de paseo, cuna, ropita y en algún momento de mi infancia hice que mamá me comprara pañales para mis muñecos. Visto desde la adultez, pienso que estaba obsesionada con la idea de ser madre. Los años pasaron, nació mi segundo hermano, y con él llegó la oportunidad de ser mamá sustituta, tenía 12 años, recuerdo que fue el mejor regalo del mundo: un bebé de carne y hueso para jugar a ser mamá.

Tal vez fue gracias a esa experiencia de hermana mayor -muy involucrada en la crianza de su hermano- que mi idealización de la maternidad cambió. Entendí, sin comprender a cabalidad, que nadie sabe cómo ser madre, que es difícil tener un niño pequeño a cargo, que un bebé no es una mascota a la que puedas dejarle comida y agua en un plato mientras te vas a comprar el pan. La maternidad me pareció en aquel entonces una cosa demasiado grande, una responsabilidad bellísima y abrumadora a la vez. Recuerdo por primera vez haber dudado de mi deseo de ser madre algún día.

ser madre es el trabajo más difícil del mundo

Pasaron muchos años hasta que mi primer y único positivo me hiciera hacerme la pregunta que me hice alguna vez con mi hermano en brazos: ¿cómo ser madre? Cómo se puede ser responsable de la vida de otra persona sin perder la vida propia, cómo ser madre sin cometer errores que repercutirán en la vida de esa pequeña criatura, cómo ser madre cuando a penas se sabe ser mujer, ser humano, ser adulto. Hoy sé que la respuesta es simple: nadie sabe ser madre antes de serlo. Cada quien aprende a su ritmo, cada quien hace lo mejor que puede y si bien no hay garantías de que serás la mejor madre del mundo, sí que se puede ser madre amorosa y respetuosa. Es un trabajo agotador, muy exigente, pero con lindas gratificaciones. Ser una madre consciente de la magnitud de nuestro papel en la vida de los hijos es también aceptar que, hagamos lo que hagamos, cometeremos errores, es una decisión que implica, como casi todas las decisiones, renunciar a muchas cosas.

Ser madre no es solo cuidar y ayudar a crecer a un niño, es entender misterios de la vida que se nos revelan sin epifanía, es cuestionarse los valores con los que creciste, el modo en que funciona la sociedad, es replantearse el papel de la mujer y del hombre en nuestro entorno,  es un motor de cambios muy poderoso que no siempre sabemos aprovechar. Ser madre para mí es también querer y poder contribuir a tener un mundo mejor para mí, para mi hija y para los demás. Tal vez nunca sepa cómo ser madre, pero doy lo mejor de mí para seguir aprendiendo cada día algo de lo que mi hija y la vida tienen para enseñarme.

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Cómo ser madre by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
19 Responses
  • Churumbeles y más
    marzo 26, 2015

    Me olvidé de compartir esto contigo. Tu hija, como los míos, es una NIÑA DE LA TERCERA CULTURA. Creo que esto te puede ayudar.
    http://ideasparatushijos.blogspot.co.uk/2015/03/ninos-de-la-tercera-cultura-lo-son-los.html

  • Madre Solo Hay Una
    febrero 5, 2015

    Tu último párrafo es demasiado fuerte, real. Ahora que veo a mi bebé dormida en brazos y a mi niño haciendo siesta a nuestro lado, no puedo dejar de pensar en los cambios tan radicales, sobre todo de pensamiento, que implica la maternidad. De mi primer encuentro con ellos ya voy 3 años, y vaya que he cambiado! Estuve además leyendo esto: http://crianzaygestalt.blogspot.com/2013/11/mama-estas-agotada.html
    No puede estar más en lo cierto cuando dice que “el verdadero agotamiento viene de mundos internos. De todos esos pensamientos que revolotean sin parar. Esos juicios. Esas culpas. Esos temores. Esas exigencias”. Así me encontraba yo los primeros meses hace 3 años. Ahora ya no, ahora ando más relajada 😉

    • madrexilio
      febrero 9, 2015

      Me alegra tu visita y sabes que el segundo lo llevas más relajada 🙂
      Paso a visitar tu blog esta semana para darte la horabuena por tu nena.

      Un abrazo desde Budapest

  • Mami Katabum
    enero 31, 2015

    Bea tienes una capacidad increíble de transmitir mucho!!me encanta este post.
    Nadie sabe ser madre hasta que le toca y luego cuando llega el segundo o el tercero aprendes de nuevo.

    • madrexilio
      febrero 1, 2015

      ¡Mil gracias! Tu comentario me llegó directo al corazón 🙂

  • may rovles
    enero 30, 2015

    La experiencia con mis hermanos fue distinta. A mis 3 años nació mi hermana, de carácter fuerte, berrinchudo, rebelde y en ocasiones incontrolable. Fui creciendo y en diversos momentos me tocó escuchar “sí, nomás cuidas a tu hermana que quiere ir contigo” y así tal cual hubo muchas veces en las cuales me disgustaba no poder disfrutar de un juego por estar cuidando a la niña, sobre todo porque nunca estaba en paz, era tremenda.

    Llegaron mis 6 años y nació el 2do hermano, con el cual mi mamá aún recuerda lo que le dije “al próximo niño que tenga usted lo cuida”. Era la mayor y como tal siempre recayó en mí una fuerte responsabilidad sobre el cuidado de los otros 2, que ahora que lo vivo como madre, sinceramente nunca los cuidé como debía y aunque de niña sentía el peso, el saber lo que implica cuidar y estar al pendiente de un peque es oootra cosa.

    A pesar de y después de haber resuelto varios de mis conflictos internos, ese instinto maternal surgió y sinceramente ahí la llevo, rompiendo cadenas y patrones impuestos, tratando de disfrutar y hacer que Alex también disfrute de su vida, pero de pronto también me canso, me detengo, me doy cuenta de que cometo errores y de la difícil tarea que implica ser mamá, ser una buena mamá 🙂

    Me encantó tu post!

    • madrexilio
      febrero 1, 2015

      ¡Hola May! Vaya historia… pobre… la verdad es que no es justo que los hermanos mayores no tengan infancia, he visto mucho eso que dices, sobre todo en Latinoamérica y no estoy de acuerdo. Tienes razón. Me alegra que te haya gustado el post 🙂
      ¡Un abrazote hasta México!

  • Joselyn
    enero 26, 2015

    ¡Huy! A mí me pasó lo mismo. Fui hermana menor hasta los 14 años, cuando nació mi segunda hermana. Aprendí muchísimo ayudando a cuidar de ella.

    • madrexilio
      enero 28, 2015

      Las hermanas mayores tenemos esa fortuna y creo que todas vemos la maternidad un poco distinto, por aquello de tuvimos hermanos a nuestro cargo ☺️

  • Mamá en Bulgaria
    enero 26, 2015

    Realmente la maternidad te cambia la vida, nunca volvemos a ser las mismas. En mi caso es lo más intenso que he experimentado en mi vida.

    • madrexilio
      enero 30, 2015

      Totalmente de acuerdo contigo 🙂 Es lo más intenso que me ha pasado a mí también.

  • Marta
    enero 26, 2015

    Creo que lo has dicho todo perfectamente, intentamos ser buenas madres desde el comienzo, intentamos dar lo mejor de nosotras, sin perder casi la identidad nuestra, cambiando las pegas por cosas que pensamos son lo mejor para ellos.

    • madrexilio
      enero 30, 2015

      Muchas gracias Marta. Me halagas con tus palabras 🙂

  • Planeando ser padres
    enero 26, 2015

    Como primeriza, yo creo que hago lo que puedo, Mi forma de criar a la gente del entorno le llama la atención. por el colecho a partir de los 7 meses, por la lactancia que continúa con los 14 meses, porque dejo que mi bichilla explore a su ritmo y que revuelva la casa entera. No sé si hago bien o no, pero ella siempre está contenta, a su aire y en casa estamos bien avenidos con estos métodos. Ser madre creo que es algo completamente diferente para cada mujer, y que también depende enormemente de cómo sea cada uno de tus hijos.

    • madrexilio
      enero 30, 2015

      Es cierto eso de cada mujer y cada niño es distinto, así que ninguna experiencia puede ser idéntida, pero de que todas hacemos lo que mejor podemos, eso sí que es así 😉

  • Desmadreando
    enero 26, 2015

    Me encanta!!!! Y te escucho tan bien últimamente en tus posts que me alegra 😉 te mando un besote enorme

    • madrexilio
      enero 30, 2015

      Muchas gracias 🙂 Te mando otro beso enorme

  • Azul Celeste
    enero 26, 2015

    ¡Qué lindo Bea! Cómo la maternidad nos transforma, cada etapa es vivida de diferente manera, cometemos errores y aprendemos en el camino, pero que nadie dude que hacemos lo mejor que podemos para nuestros hijos.
    ¡Un abrazo!

    • madrexilio
      enero 30, 2015

      Cada estapa es distinta y nos transforma de maneras insospechadas, muy cierto. ¡Otro abrazo para ti!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »