Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo son los gimnasios en Budapest

Me han preguntado algunas amigas y también algunos amigos cómo son los gimnasios en Budapest, si la gente va mucho a hacer ejercicio, si hay sauna, si son los húngaros muy del deporte al aire libre, o más bien de meterse al cuarto de máquinas o quizá les gusta tomar clases dirigidas. Cierto que no soy una experta en la materia, pero sí que voy con regularidad y en estos casi cinco años de vivir en Budapest he observado una que otra cosilla interesante. En líneas generales en Hungría pasa lo que en casi todas partes con esto del deporte y la vida de gimnasio, hay quien va porque le gusta hacer ejercicio o quiere mantener su salud y hay quien va porque quiere estar de 10 y ser el/la más guapa del mundo mundial. También hay los que van por épocas para perder peso y una vez que pierden los kilos de más no vuelven hasta que engordan otra vez. Hasta ahora todo normal, ¿eh? Que lo mismo pasa en México, en España, en Venezuela, en Inglaterra y en Perú… a que sí 😉

Ahora les cuento algunas particularidades que he visto en Budapest:

  • Cuando hablamos de deporte al aire libre el lugar ideal es la Isla Margarita (Margit Szíget), de fácil acceso con transporte público, tiene pista de trote, caminerías, espacio para ir con en bici, complejo deportivo con piscinas olímpicas y demás. Muchos de los deportistas profesionales o los jovencitos que entrenan para competencias lo hacen ahí. La pista de trote, las caminerías y las rutas de bicicleta son gratis, los complejos deportivos son pagos. Para quien disfruta de hacer ejercicios al aire libre y con la linda vista del Danubio, pues esta es sin duda la mejor opción.
  • Los precios de los gimnasios en general son accesibles. Digamos que una mensualidad en un gimnasio con buenas instalaciones, máquinas modernas y buenas clases de aeróbicos va de 15mil a 30mil forintos, que quiere decir entre 45 a 100 euros mensuales. La diferencia está en el plan que se escoga, es decir, si quieres ir todos los días por tiempo ilimitado o sólo a los aeróbicos, si quieres tener derecho a usar el sauna, etc.
  • Como les he contado en otros post, los húngaros tienen una gran cultura de spas, así que encontrar uno o varios tipos de sauna o hasta una pequeña piscina en el gimnasio no es raro, pero el derecho a usarlo hay que pagarlo por separado, a no ser que se tenga una membresía “premium”.

    Gimnasios en Budapest

  • Es común que haya disponible servicio de cosmetología, manicure, pedicure, peluquería y masajes. Todo se paga por separado, claro está.
  • No es raro el concepto de centros deportivos enormes que incluyan: 2 piscinas, canchas de tenis, squash, baloncesto/balón mano y un gimnasio con sala de máquinas y salones para clases. Las membresías suelen ir desde el derecho a usarlo todo a śolo el gimnasio o sólo la piscina.
  • Las clases más populares en los gimnasios pues son las mismas que están de moda en casi todas las grandes ciudades hoy en día: body art, spinning, cross training, hot iron, ball-fit, zumba, etc. Con la singularidad de aquí el yoga es súper popular y lo hay no sólo en los estudios de yoga, sino en los gimansios más dinámicos y nada espirituales.
  • Dato curioso: después de dar a luz estaba yo obsesionada con rebajar los muchos kilos que me puse encima y quedarme mejor que nunca (sigo trabajando en lo de quedar mejor que nunca, ja ja), así que en algún momento de desazón y en medio de mi desesperanza se me ocurrió contratar un entrenador para mí sola. Quería yo una chica porque eso de que un tipo musculoso, joven y sonriente me hiciera sudar me parecía un gusto que una mujer recién parida no hubiera podido disfrutar a cabalidad. Pero quiso Dios que no hubiera chica disponible en mis horarios y me toco un chico, mejor dicho ¨”un mango” que dicen en mi tierra, o sea, era muy muy guapo. Después de pocas clases comprendí que el entrenador privado por estas tierras (no todos, claro) ofrecen servicios complementarios, a ver si me entienden… ¿eh? Fue así como a la primera oferta de recibir el servicio complementario comprendí porqué las vecinas me veían con cierto “recelo” y porqué el entrenador no entendía mi timidez. Como se imaginarán me lo pasé muy mal, la verdad me sentí fatal, a ver que una diferencia como ésta me pudo haber costado mi reputación matrimonial. Desde entonces sólo entreno en el gimnasio a la vista de todos.

¿Prefieres hacer ejercicio al aire libre o en el gimnasio? ¿Has tenido alguna vez un entrenador privado que te haya ofrecido “servicios extra”? 

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
cómo son los gimnasios en Budapest by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
13 Responses
  • Dolega
    Julio 29, 2014

    Ufff, yo mis experiencias de gimnasio son realmente surrealistas. si entras en mi blog y en el buscador pones gimnasio puedes encontrarlas, pero no respondo 😛
    Nunca he tenido entrenador personal, así que no he tenido que rechazar proposiciones deshonestas jajajajja
    Y me ha encantado lo de mango, hacía años que no lo escuchaba. 😛
    Besazo

  • Planeando ser padres
    Julio 29, 2014

    ¡Jajaja! Pero ¿a qué van las mujeres al gimnasio en Budapest? Ya te imagino recién parida y toda hormonada, siendo acosada por el entrenador personal y tú sin ganas de fiestas. ¡Lo que hay que oír!

    • madrexilio
      Julio 29, 2014

      Te digo que hay de todo en la viña del Señor, estas cosas son las cosas que hay que contar, para algo tenemos un blog, ¿eh?

  • remorada
    Julio 29, 2014

    qué fuerte lo del entrenador!!! (aunque aquí he conocido varios casos de “servicio complementario”, aunque creo que era más un afán coleccionista de los entrenadores que de un negocio)

    por lo demás… gimnasio… qué es eso? xD

    • madrexilio
      Julio 29, 2014

      Sí, puede ser que a ellos les de por “coleccionar”, el ego no les aguanta si no te muestras interesada 😀

  • Marta
    Julio 29, 2014

    Buenos días!

    Me he quedado de piedra con lo del entrenador personal, jajajaj, menudas cosas te ocurren! Aunque pensándolo mejor, cuando yo iba al gimnasio, antes de tener a las chicas, también tenía un entrenador, pero no era “personal”, sino que me daba las instrucciones y se iba, que era un poco “cariñoso”. Será que viene de fábrica 😉

    Lo de las saunas, spas, piscinas… Bueno, entiendo que haya en un gimnasio, pero espero que los que entren, se duchen después de hacer deporte, porque sino, el agua durará limpia cinco segundos.

    Besos especiales.

    • madrexilio
      Julio 29, 2014

      Te das cuenta Marta, al final va a resultar que los entrenadores y los gimnasios son iguales en todas partes, cambiará el idioma, una que otra cosa, pero la esencia es la misma 😉

  • Loque
    Julio 29, 2014

    Te iba a decir “pues tampoco es tan diferente a España, quizá por lo de los spas, aunque en mi antiguo gimnasio sí había uno y …” hasta que he llegado a lo del entrenador personal.

    No hija, aquí (por lo que yo he visto) solo se dedican a gritarle a la gente que haga una serie de abdominales más. Desgraciadamente 😉

    • madrexilio
      Julio 29, 2014

      A mí con que me griten “16 repeticiones más y ya terminamos con la serie” me doy por bien servida 🙂

  • Azul Celeste
    Julio 28, 2014

    Jamás he hecho aparatos en un gimnasio, a lo más que he llegado fue a 1 mes subirme a la bicicleta estacionaria. No me gustan las pesas, ni los aparatos, ni las caminadoras, ni na de na.
    Lo que sí me encanta es hacer ejercicio y más todavía bailar.
    Así que no, no he tenido entrenador privado, ni siquiera de baile, pero que caray! quien guste de esos servicios y tenga para pagarlos ¡qué bien! 😉

    • madrexilio
      Julio 29, 2014

      A mí me gustan más las clases porque creo que uno se entusiasma más cuando hay un poco de competencia y el sentimiento de hacerlos ejercicios en grupos es agradable. Lo del entrenador privado tal vez lo consideremos buena idea en unos años, ¡ja! Que mejor no decir “de esta agua no beberé”.

  • Mamá Merlin
    Julio 28, 2014

    Lo que más me impresionó fue lo del entrenador… jajaja, entiendo perfectamente tu reacción, me veo un poco reflejada por decirlo así, porque hubiese tomado la misma actitud. Que bueno conocer de Hungría por tu blog. Abrazos!!

    • madrexilio
      Julio 28, 2014

      Viniendo de ti que eres mi coterránea pues me sienta muy bien leer que te hubiera pasado igual 🙂 Después de lo ocurrido me he fijado que hay algunas señoras pasando los 50s que se llevan muy amistosamente con algunos entrenadores y la verdad, que me perdonen todos, pero ahora me cuesta trabajo tener pensamientos inocentes. Eso sí, después de un tiempo se torna graciosa la situación.

      Un abrazo

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »