Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo son los húngaros

El otro día estaba mirando las palabras claves de búsqueda que desde google dirigen a algunos internautas a mi blog y sorpresivamente la frase “cómo son los húngaros” es una de las más repetidas. He pensado entonces escribir este post esperando que pueda ayudar en algo a quienes quieren saber más de los húngaros, de sus virtudes y sus defectos.

No es de sabios generalizar, así que no pretendo decir que todos los húngaros son de esta o de aquella manera. Sin embargo, sí que es cierto que cada país, cada pueblo comparte un sistema de valores, creencias y costumbres que le hacen identificarse como mexicanos, españoles, venezolanos, alemanes o en este caso, como húngaros. En esta ocasión me gustaría resaltar algunas cosas interesantes de los húngaros en cuanto a su manera de vivir, pensar o sentir.

Cápsula de historia:

Pienso que un poco de contexto histórico ayuda a comprender mejor estas cosas tan complejas de identidad cultural. Así que brevísimo pongo algunos hechos históricos fundamentales para contextualizar la realidad actual.

Las dos guerras mundiales con sus consecuencias (las dos veces estuvieron de parte de los perdedores: Alemania), los cuarenta años de comunismo (consecuencia de la ocupación Rusia tras la Segunda Guerra Mundial) y las dos revoluciones fallidas (1848 y 1956) dejaron un sentimiento generalizado de derrota en la consciencia colectiva.  Inclusive, hay sociólogos que responsabilizan la manera en que se enfoca la enseñanza de la historia nacional (historia de los vencidos) como causa principal de la baja autoestima nacional.

Paradójicamente ese mismo sentimiento -llamémosle de derrota- conlleva a otra parte de la sociedad a mantener, quizá por oposición, un gran orgullo nacional por las tradiciones y los valores del llamado pueblo magyar. Mantienen pues una suerte de lucha contra la realidad histórica, contra un “destino-realidad” que muchos se niegan a aceptar, una manera de decir: somos un pueblo grande (no en tamaño sino en espíritu), hemos sido grandes en el pasado pero hemos sido víctimas de las injusticias de la historia y un día vamos a demostrar quienes somos, un día recuperaremos lo que perdimos.

“My big picture” o mi visión general:

Los húngaros sienten gran aprecio por las habilidades numéricas e intelectuales. Estudiar y tener un buen trabajo está bien visto en la sociedad. La precisión científica y el buen manejo del lenguaje es un valor para un gran número de personas.

La mayoría de los húngaros (que viven en Hungría) no hablan lenguas extranjeras, aunque es cierto que esto ha cambiado mucho en los últimos 20 años, el cambio es todavía muy reciente como para que la influencia de otras maneras de pensar (no olvidemos que lengua y pensamiento caminan juntos) se hayan permeado en la cultura.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la Revolución del 56 y la actual falta de oportunidades laborales, hay un gran número de húngaros viviendo en el extranjero. Las mayores colonias están en: Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina, Austria y Alemania. Los inmigrantes húngaros poseen, en general, altas cualificaciones profesionales y educativas, dejaron su país en busca de libertad o con la intención de ser valorados por sus capacidades intelectuales/laborales con mejores sueldos.

Cómo son los húngaros

Las características positivas de los húngaros: cuando logras romper la caparazón y hacerte de un(a) amig@ es posible que sea para toda la vida, son solidarios con las desgracias ajenas (que no pasa lo mismo con las alegrías), son buenos para administrar el dinero y saben vivir con poco, tienen una pastelería insuperable, aprecian el arte, la música, el teatro, la plástica, la fotografía y son ávidos lectores. Se puede tener una conversación inteligente con casi cualquier persona. Se toman el baile y la fiesta muy en serio.

Si tuviera que describir las características negativas generales de húngaros, diría que son desconfiados, cerrados al cambio y a las nuevas ideas, son pesimistas y se quejan de todo (o casi todo), suelen tener mal genio. Con las personas que son amables o corteses pasa algo interesante, no se puede saber nunca si solo están siendo amables, sienten algún tipo de aprecio por la otra persona o están haciendo teatro. Los húngaros no suelen decir la verdad sobre lo que sienten o de lo que piensan directamente a las personas implicadas en una desaveniencia o conflicto, pero sí se lo comunican a terceros, lo que acaba por aumentar la desconfianza entre ellos mismos, crea chismes y en determinado momento puede llegar a herir los sentimientos de otros.

Puede decirse que los húngaros tienen miedo (más que respeto) por la autoridad y hasta ahora he visto muy pocas personas enfrentarse al orden establecido. Esto incluye cosas pequeñas, no hablo solo de manifestaciones en la calle contra el gobierno. Por ejemplo, alguna injustica laboral, prefieren callarla por miedo a represalias. Lo mismo pasa con los padres y la familia, es muy raro que los hijos se rebelen directamente contra los padres. Lo que se traduce en que hay una costumbre arraigada de abuso de autoridad, ya que quienes tienen el poder no suelen ser cuestionados ni esperan/aceptan serlo.

En general, siendo muy, muy honesta, es difícil llegar a encajar o si quiera a entender la manera de pensar de los húngaros para un latino. Simplemente porque la lógica del lenguaje es sumamente distinta a las lenguas latinas (de hecho nadie sabe a ciencia cierta de dónde salió este idioma), y porque nuestros referentes culturales son muy distintos.

¿Has pensado en cuáles son los rasgos comunes de tu nacionalidad o de la gente en el país donde vives?

 

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Cómo son los húngaros by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
18 Responses
  • silvia frache
    Abril 18, 2017

    Es muy cierto lo que dices, hace unos meses estuve en Hungría…me resultó difícil entenderlos, soy de Uruguay.. latina, De todas maneras Budapest es hermoso!!!

    • madrexilio
      Mayo 3, 2017

      Sí, Silvia es muy cierto lo que dices… ¡Budapest es una ciudad preciosa!
      Gracias por tu visita, un abrazo desde Budapest

  • nando
    Enero 17, 2015

    Muchas gracias por el interesante artículo.
    No es fácil cierto, mas tu lo haces muy bien.
    Después de haber estado varias veces en Hungría y de haber trabajado con húngaros, puedo afirmar muchos de tus “análisis”.
    La historia siempre es importante y lo haces bien en mencionarlo.
    Los últimos cambios nos dicen, que la juventud está cambiando, así como no está de acuerdo en aceptar las decisiones que se toman en su nombre.
    Son los jóvenes los que están aprovechando las nuevas posibilidades que llegaron desde la caída del muro.

    “Rasgos comunes” del país donde vivo. Hace unas semanas trataba de hacer unas citas con un húngaro. Algo casi imposible, planear con meses de anticipación. 😉
    En Alemania nos regimos mucho por fechas, citas, encuentros, meetings, que se hacen hasta meses con anticipación. Es así que empezando el trabajo te piden el plan de vacaciones para todo el año. Así garantizas un buen planeamiento de los diferentes proyectos (trabajo, familia) Y si das una fecha a alguien esa fecha es “muy sagrada” eso quiere decir, que uno cuenta que tu seas responsable en “cumplir”. Aquí algo típico alemán.
    El húngaro me decía “ahhh, ahora entiendo, que en Alemania se planea con muchos meses de anticipación. Honorable, pero en Hungría no lo hacemos, hay mas improvisación a veces, por que esto u otro no funciona, y tenemos que hacer al momento los planes” – Algo mas latino diría a veces. 😉 y los entiendo.

    • madrexilio
      Enero 18, 2015

      Hola Nando, me alegra leerte por aquí. A mí la idea de planear con antelación y mantener la palabra sobre lo que se dice me parace fantástica. Cuando viví en Inglaterra tuve la suerte de disfrutar de esa manera de vivir. Con lo que te quiero decir que me cuesta no perder la paciencia a veces con la “informalidad latina” o con la húngara. En todo caso, como dices tú mismo, entiendo las dos maneras de pensar 🙂

      Un abrazo venezolano desde Budapest

  • Marta
    Noviembre 5, 2014

    Hola!
    Me encantan este tipo de posts, tan útiles para conocer la idiosincracia de cada país, y la personalidad de sus habitantes.
    También está la parte que todo el mundo conoce de un país, que no tiene por qué ser realmente verdad, me refiero a que de los españoles se dice que son muy fiesteros, o que los franceses somos muy estirados.
    Besos especiales.

    • madrexilio
      Noviembre 12, 2014

      Sí, es verdad, a veces esos estereotipos hacen más daño que bien. Me alegra mucho que tes gusten estos artículos, siempre que puedo escribo sobre un tema nuevo.

  • Planeando ser padres
    Octubre 30, 2014

    A mí que no se esfuercen en habar otros idiomas no me importa si realmente tienen esa repostería tan impresionante. ¡No se puede hacer todo bien!

    • madrexilio
      Octubre 31, 2014

      Si es que para disfrutar de la buena pastelería no hace falta hablar, es verdad 😉 Los jóvenes si hablan otros idiomas, y no uno sino hasta dos y tres. Está cambiando esa situación.

  • Pensamiento DiverGente
    Octubre 30, 2014

    ¡Hola!:
    Es interesantísimo tu análisis . A mí me encanta este tema porque al tener una familia como la mismísima ONU , de todas las nacionalidades , estoy muy habituada a observar esas características propias de cada una que hacen de una nacionalidad una verdadera idiosincracia . Sin dudas , estoy de acuerdo contigo de que todos los acontecimientos políticos han tenido y tienen un papel fundamental en los pueblos que lo padecen y sufren . ¡Al final se tienen muchas cosas en común! . Y sin dudas , los regímenes dictatoriales que inyectan el miedo en vena terminan por minar las personalidad de sus ciudadanos.
    Este tema es para charlar y charlar , porque cada nacionalidad tiene lo suyo.

    • madrexilio
      Octubre 31, 2014

      Muchas gracias por el cumplido. Aprecio mucho tu comentario. Me alegra mucho que te haya gustado y es una alegría leerte de visita. Y es cierto, cada nacionalidad tiene lo suyo.

  • Mamá en Bulgaria
    Octubre 29, 2014

    Excepto por el poco conocimiento de otros idiomas, por lo que dices los húngaros se parecen bastante a los búlgaros. Yo ya hice un post sobre cómo son, pero me quedó tan largo que tengo en borradores la 2ª y la 3ª parte.

    Sobre todo me parece interesante tu manera de relacionar su manera de ser con su contexto histórico, porque es algo muy importante que marca la personalidad de una nación entera.

    Saludos, sigue contandonos cosas de húngaros vecina!

    • madrexilio
      Octubre 31, 2014

      Sí, de lo que he leído en tu blog hay muchas similitudes entre los de aquí y los de allá, pero seguramente si les preguntamos a ellos, nos dirán que no: “no nos parecemos en nada” 😉

      Lo de los idiomas en la gente joven ha cambiado, la mayoría habla por lo menos una lengua extranjera, hay quien habla 3 y hasta 5 más.

  • Loque
    Octubre 29, 2014

    Me asombra tu capacidad de análisis, y lo bien que expresas tus conclusiones, yo francamente me estaría horas hablando del tema, y dudo mucho que fuera capaz de llegar a aclarar a nadie cómo es el espíritu español…. si es que lo sé.

    • madrexilio
      Octubre 31, 2014

      Pues muchas gracias por las flores, que es muy grato recibir semejantes halagos. Espero yo que los húngaros también piensen que estoy en lo correcto.

  • remorada
    Octubre 29, 2014

    muy interesante! y me ha entrado más ganas de conocer a este pueblo tan lejano para nosotros, los peruanos… aunque sabes que con la palabra “pastelería” ya me tenías ganada x)

    • madrexilio
      Octubre 31, 2014

      Yo digo que vengas pronto, te llevo de gira pastelera. ¡Con el sacrificio que eso me va a significar!

  • Gemma
    Octubre 29, 2014

    Para conocer bien a los húngaros hay que leer su historia. Tienes razón, pocos pueblos han pasado un S-XX tan terrible como ellos, con muchos ciudadanos repartidos en tantos países europeos después de las guerras mundiales(en Serbia, Croacia, Rumanía, Ucrania!) Sin sus derechos como minoría, sin sus pasaportes, sin su idioma.
    Y la invasión soviética; alguien me contó una vez que se sintieron violados, literalmente, y que la comunidad internacional no les ayudó. Y tener que convivir cuarenta ańos así.
    Así que no es de extrańar que sean cerrados al principio.
    Pero es de esta gente que tiene duende, yo siempre digo, dos húngaros, una orquesta de música, llevan el arte en las venas y un país hermoso a rabiar donde ser nacionalista es un orgullo, no una vergüenza.
    Saludos.

    • madrexilio
      Octubre 31, 2014

      Pues sí, mi querida Gemma, tú que has vivido aquí lo sabes muy bien. Lo de ser nacionalista tiene sus bemoles, yo a los extremos les tengo mucho respeto, por no decir, miedo.
      Saludos desde tu ex-ciudad

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »