Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Convertirse en húngara

Cinco largos años han pasado desde que llegué por primera vez a vivir en Hungría. En este tiempo tantas cosas importantes han sucedido que sería imposible tratar de resumirlas todas. Me casé aquí a un fabuloso hombre húngaro, tengo una hija 75% húngara e incluso yo misma me he vuelto un poco más húngara de lo que era ates de vivir aquí. El choque cultural se terminó, he abrazado la cultura en la que vivo y hasta cierto punto me he asimilado a la sociedad húngara. Ahora realmente siento que puedo decir qué se siente convertirse en húngara.

Convertirse en algo que no eras da un poco de miedo. A veces me he sorprendido a mí misma haciendo algo “súper húngaro”, pensando e incluso soñando en húngaro sin ningún tipo de subtítulos ni traducción. He incluido algunos ingredientes locales en mi propia cocina y he hecho mías expresiones lingüísticas húngaras solo porque las encuentro increíblemente ingeniosas.

Convertirse en húngara


Me he tomado el tiempo para leer más sobre la historia del país, de las misteriosas raíces de su gente, y he estudiado su enigmático lenguaje. He hecho presupuesto para probar sus vinos y viajar para ver sus paisajes. He pasado horas leyendo sus clásicos para tratar de entender mejor el concepto que tienen los húngaros de la alegría o del dolor. He hecho un gran esfuerzo para comprender mejor el país que mis abuelos dejaron hace tantos años y sin quererlo me he enamorado de Hungría, este país que me han dado tanto.

Sin duda es difícil ser expatriado, es difícil hacerse camino cuando no tenemos amigos, cuando tu nombre no significa nada para los demás, cuando no hablas el idioma y tienes que empezar de nuevo. Sin embargo, si se es lo suficientemente humilde para aprender lo que los nuevos lugares y personas pueden tener para enseñarte y se mantiene la actitud positiva, tarde o temprano todos los esfuerzos serán recompensados​​. Me siento orgullosa de ser mitad venezolana, mitad húngara, orgullosa de hablar con fluidez el húngaro y aprender algo nuevo cada día. Me siento un poco más húngara cada semana, cada mes y estoy emocionada de poder acompañar a mi hija  en su propio viaje multicultural.

¿Cuando sintieron ustedes haber superado el choque cultural? ¿Qué cosas han asimilado de la cultura del país de acogida?

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Convertirse en húngara by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
24 Responses
  • Catalina de Mamatambiensabe
    Febrero 5, 2015

    Dímelo a mi que hasta ya la doble nacionalidad la tengo… me siento tan española como colombiana y con un pedacito de alma italiana… jejejeje

    Y también creo que una vez pasas el 5º año ya empiezas a ser local! En mi caso de Italia nos mudaron para España iniciando nuestro séptimo año y no te imaginas lo duro que fue para mi… casi más que cuando nos mandaron para Argentina… jejeje y ahora siete años después puedo dejarte con….

    Un abrazo hispano-italo-colombiano!

  • A mi es una sensación que tengo que reconocer que me da un poco de miedo. Yo no me siento inglesa, pero tengo momentos en que me siento feliz, en casa, y me da miedo, miedo a perderme en este país, miedo de perderme de mi ciudad. Miedo a ser porque implica dejar de ser. No sé s tiene sentido lo que digo.

    • madrexilio
      Enero 28, 2015

      Tiene mucho sentido lo que dices y me parece un comentario muy válido. Adaptarse es cambiar, y todo lo que cambia se transforma. Dejamos de ser lo que fuimos para ser una nueva persona. Esa sensación da un poco de vértigo. Estoy de acuerdo contigo. Abrazar el cambio es lo natural, esa -pienso yo- es una de las razones por las que los expatriados vivimos un poco en el limbo y ya no somos de aquí ni de allá. Por suerte somos muchos en la misma situación, se puede hacer gueto 😉

  • Mamá Merlin
    Enero 24, 2015

    Me alegra muchísimo que cinco años despúes de tu llegada a Hungría, te sientas como si hubieses nacido allá… espero que nunca olvides tus raíces venezolanas, que muchas veces con el tiempo se van perdiendo, sobre todo cuando se vive tan lejos. ABrazos…

    • madrexilio
      Enero 28, 2015

      Uno nunca olvida la tierra donde nació 😉 Y qué va… no me siento como si hubiera nacido en Budapest, jejeje. Pero llevo 50% de información genética húngara en mis venas, así que no me viene mal poder conciliar mis dos mitades y sentirme bien en donde vivo. Un beso coterránea 🙂

  • asi piensa una mama
    Enero 22, 2015

    Tu entrada me inspira. Yo llevo 8 años pero tengo sentimientos encontrados respecto a si he sabido adaptarme.o no. Un dia pienso que si…el otro que no. Y eso que el idioma “en teoria” no es una barrera en mi caso

    • madrexilio
      Enero 23, 2015

      Qué bonito leer que pueda una inspirar a alguien. Adaptarse es difícil, pero sí se puede. hay que querer y ser paciente, sobre todo con una misma 🙂
      Un abrazo venezolano desde Budapest

  • Marta
    Enero 21, 2015

    Yo no conozco como es ser expatriada, y tener que aprender costumbres, lenguas, etc.. distintas a las que hemos conocido en nuestra infancia. Un poco sí sé como es sentirse fuera de la sociedad (trasladarse a las islas, aunque sea el mismo idioma paterno, también tiene su cosa), y tener que habituarse a la manera de vivir de aquí.

    A mi me encantan tus posts con las tradiciones húngaras, y no veas todo lo que he aprendido gracias a ti.

    Besos especiales.

    • madrexilio
      Enero 23, 2015

      Ohhh me honra no solo la lectura sino el comentario. Una de las cosas más fantásticas de Internet es la facilidad con la que podemos aprender de los demás. El mundo a pocos click de distancia.
      Besos desde Budapest

  • Azul Celeste
    Enero 19, 2015

    Me alegra tanto leer esta entrada, te sientes en tu hogar porque eso es lo que has formado, Muñe es muy afortunada de crecer en ese ambiente.
    Hay veces que no es necesario ni salir de tu patria, cuando viví 2 años en Villahermosa, Tabasco, sentía que estaba en otro país, sin conocer a nadie, con unos modismos tan ajenos, con una cultura tan diferente… apenas comenzaba a acostumbrarme cuando tuvimos que mudarnos y no alcance a integrarme en pleno.
    Un abrazo cariñoso!

    • madrexilio
      Enero 23, 2015

      Sí, tienes razón. No tiene uno que vivir fuera de su tierra para sentirse extranjera y tu caso es un muy buen ejemplo. Con el tiempo, si es que le dan tiempo a una (jo, jo) se acostumbra al cambio y se hace parte del nuevo lugar.

      Otro abrazo muy cariñoso para ti.

  • remorada
    Enero 19, 2015

    Tan convertida estás que no nos has traducido lo que pone en la lámina, muero de curiosidad, tendré que irme a googlear ahora mismo! x)

    Fuera de bromas, felicitaciones, entiendo mucho esa sensación, cuando te despiertas y te das cuenta que ya eres parte de tu entorno, que tu patria no solo está en los zapatos sino también en ese nuevo lugar que te ha adoptado, o que tú has adoptado, qué más da

    y uhhhh nuevo aspecto! 😉

    • madrexilio
      Enero 21, 2015

      Jooo! He olvidado traducirte, es que la he hecho pensando en mi mezcla de tres idiomas. “Túró” es como un requesón, pero muy bueno, si vienes lo probarás 🙂 “Nev Nap” es el día de tu santo o el onomástico. “Süti” es pastel, algo dulce que puede ser un postre o una galleta casera, etc.

      Un beso, me alegro que te haya gustado el cambiecito de look, pequeño, para hacerle un cariño al blog.

      • Azul Celeste
        Enero 26, 2015

        Yo también tuve que googlear cada término 😉
        Me encanta el nuevo diseño!!!

  • Desmadreando
    Enero 18, 2015

    ¡GRAN ENTRADA! y ves…entonces era cierto…pasando los cinco años abrazas la cultura….FELICIDADES por empezar el año taaan húngaramente 😛
    Un besote desmadroso y gracias por tu postal!!!!

    • madrexilio
      Enero 19, 2015

      Pues ya ves, eso dicen. Ayuda mucho hablar fluidamente el idioma, la gente te acepta y te respeta mucho más. Trabaja en lo que te gusta, hacer buenas amistades, todo eso ayuda mucho. Me alegra que te haya gustado la postal.
      Un besote

  • Mamá en Bulgaria
    Enero 17, 2015

    Te ha quedado precioso! Yo aún no estoy tan adaptada cono tu, pero hago lo que puedo

    • madrexilio
      Enero 18, 2015

      Muchas gracias vecina, yo creo que algún día te sentirás más en casa. Lo que es seguro es que haces todo lo que puedes. Un gusto tenerte por aquí.

      ¡Un abrazote!

  • Gemma/El Sur (@Gemma_311)
    Enero 16, 2015

    Yo terminé mi trabajo de final de la carrera de Turismo con una frase de Ralph Waldo Emerson: “Viajamos alrededor del mundo buscando la belleza, pero a no ser que la llevemos en nuestros corazones, nunca la encontraremos”.
    A veces es tan difícil ser expatriado, sobre todo en países donde no aceptan bien a los extranjeros o son muy cerrados. No lo llevo bien en Zagreb, pero es irme a la maravillosas costa de Croacia y se me quitan todos los prejuicios sobre el país. Y ya sabes que me enamoré de Latinoamérica.
    Y qué decir de Hungría…Hay quien no entiende que además de un paísi es una cultura diferente. Entender su alma cuesta. Yo, simplemente, amo Budapest. Y si me dicen que tengo que ir mańana, iría enseguida!
    Me alegro mucho de tu integración!

    • madrexilio
      Enero 18, 2015

      Una frase muy sabia y preciosa. Mil gracias Gemma por tus palabras, tenerte de visita (no solo en el blog) es un placer. Aquí te esperamos el Danubio y yo. Un abrazo enorme 🙂

  • nando
    Enero 16, 2015

    Gracias por compartir tus experiencias.
    Lo que escribes es hermoso. Mas siempre son experiencias personales y el contexto en que vives es muy importante. Los tiempos cambian y con ello también nosotros mismos.
    “El choque cultural”, como lo denominas creo que lo encontrarás siempre, ya que si es cierto nos asimilamos unos mas rápidos que otros siempre encontrarás un “oho” en el transcurso de tu estadía.
    En mi caso cuando vivía en Moscú y empecé a hablar cada vez mejor el ruso, llegaban comentarios de mis amigos rusos que me decían “tu eres uno de los nuestros, tu perteneces a la familia rusa” . Ello, era una gran afirmación de sentirse aceptado en un país muy diferente al nuestro. Mas ello era posible ya que en la Rusia soviética con sus mas de 100 nacionalidades eran tiempos de “sociedades muy mezcladas”. Y si puedo decirte me sentía a gusto y hermanado con la vida y las costumbres rusas.
    Mas en Alemania después de vivir mas de 25 inviernos no he llegado a decir lo mismo. El “choque” aparece una y otra vez. Ya que la sociedad está en movimiento y muchos de tus valores están ahí, mis hijos son mas alemanes que latinos. La sociedad te da muchas posibilidades de desarrollo e independencia, mas en mi caso, me sentiré siempre “extranjero” Los problemas de integración que hay especialmente en estas sociedades “desarrolladas” se hacen mas palpables cuando vives en medio de ella. Con el pasar del tiempo, me doy cuenta que hay cierto, mas “asimilación” y mas “funcionalidad” en mi actuar.
    Creo que seguiremos con un pié en un mundo y con el otro en otro mundo. Y el conocimiento de los dos es nuestra “ventaja” y nuestra “fuente de energías”. Así como el gramo de arena que damos en el desarrollo mismo de nuestra “nueva patria” que muchos no ven, mas es en si un desarrollo con un “largo aliento”.

    • madrexilio
      Enero 18, 2015

      Hola Nando, gracias a ti por leerme y dejar un comentario tan nutritivo. Justamente ahora el clima social europeo no da mucho para integraciones. Sigo la acualidad política mundial con cierta disiplina y veo con temor el aumento de la intolerancia religiosa, el racismo y la xenofobia. Cierto que es otro tema, pero sé que los que no somos nativos y fisicamente somos reconocibles como tales, lo podemos llegar a pasar muy mal. Creo que adpatarse depende de muchas cosas, no solo de la actitud individual, sino de la sociedad, y si como dices la sociedad no te acepta, pues es muy difícil sentirse en casa. Un abrazo venezolano desde Budapest

      • nando
        Enero 18, 2015

        Saliendo de tu análisis de integración.
        Lo mas importante es encontrar nuestro lugar. Si es cierto nuestro aspecto físico es “delatador” de nuestro origen no nativo. Tenemos al mismo tiempo la responsabilidad de ser “mejores ciudadanos” que un nativo. – Y en esto no te envidio con el idioma 😉 –
        Por nuestro sentido de visitantes y “embajadores” de lo extranjero. En el caso de Alemania, donde cierto hay mucho miedo a lo “no alemán” es mi tarea personal y en estos últimos tiempos se ha vuelto mi tarea profesional, el ser mediador entre dos continentes presentando los muchos mas valores que hay en lo “extraño”.
        No es fácil y ahí está mi tarea también, trabajar con “mentalidades latinas” para un “sistema perfeccionista alemán”.
        Y para terminar, una frase que siempre suena en mi oído: “Y quien ha dicho que será fácil”
        Un abrazo peruano desde Alemania.

        • madrexilio
          Enero 19, 2015

          Es verdad, muy cierto todo lo que dices, sobre todo eso de quién dijo que sería fácil 🙂 No es fácil, pero nada es imposible. Así que vamos tirando, como dicen en España, cada día que pasa es mejor que el anterior.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »