Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Crisis de pareja con hijos

El otro día hablaba con una mamá reciente en el parque mientras nuestros hijos jugaban en la arena, terminamos hablando de lo mucho que te cambia la vida ser madre y de los problemas que surgen en el matrimonio cuando los hijos llegan. Me decía Anna que a ella la maternidad le cambió mucho el cuerpo (al margen les digo que está muy guapa e incluso bastante delgada, pero cuenta que tiene muchas estrías), lo que ha afectado negativamente su autoestima como mujer y en su caso, le ha disminuido el deseo sexual. Contaba que desde que nació su niño ella misma ha ido apartando a su marido, dice que cada vez lo trata peor aunque ella le ama mucho, no sabe cómo decirle que no quiere que la toque porque ella no soporta verse en el espejo. Me contaba ésto con las lágrimas a punto de brotar de sus ojos y yo sin saber qué decir.

La confesión de Anna a media voz, en medio de los gritos de los niños correteando por el parque y la cálida luz primaveral me pareció una escena conmovedora de una película francesa independiente, la verdad, no supe qué decirle. Me limité a escucharla y a esbozar una de esas respuestas genéricas que se dan cuando las situaciones nos sobrepasan: “Es difícil esto de ser madre”.

A varios días de aquel primer y un poco surreal encuentro con Anna me he puesto a pensar que tiene razón, hay muchas cosas que cambian en nuestra vida con la llegada de los niños, no siempre es fácil sobrellevar una crisis de pareja con hijos. Es complicado decirle a tu pareja que estás feliz por ser la madre de sus hijos y que le sigues amando mucho, pero que al mismo tiempo estás agotada porque la maternidad es una experiencia extrema y todavía estás aprendiendo a compaginar el ser madre, mujer, pareja, profesional y todo lo demás sin morir en el intento. Que a veces estás realmente triste porque no te reconoces en el espejo, o que te sientes dividida entre tus anhelos profesionales y tus ganas de quedarte con tus hijos en casa. No es fácil hablar de estas cosas, a veces nos cuesta reconocerlo, y puede ser aún más difícil admitirlo en voz alta.

Caricatura tomada de http://www.radiorebelde.cu/infografia/

Caricatura tomada de http://www.radiorebelde.cu/infografia/

Desde mi experiencia personal, creo que vale la pena intentar explicarle a la pareja nuestras penas. Cada una conoce bien a su pareja y sabe qué puede decirle y cómo, pero creo que es fundamental hablar de estos temas no sólo con una amiga que pueda entendernos porque lo vive en carne propia, sino también con nuestro compañero. Cierto que algunos hombres tienen menos afinidad hacia estos temas que otros, sin embargo, el amor que seguramente tiene hacia la madre de sus hijos, le ayudará a ser paciente y hasta a mostrarse más empático con tus sentimientos.

Los hombres no dan a luz, ni amamantan, algunos no toman mucha parte en la crianza de los hijos, pero creo que sí podemos y debemos involucrarlos (si están dispuestos, claro está) e incluso hacerles ver que a veces lo pasamos mal, que ser mujer y madre no es algo “natural” como la sociedad nos hace pensar, sino una dualidad muy compleja que también nosotras debemos aprender a abrazar y disfrutar. Ser madre nos cambia no sólo el ritmo de vida y las prioridades, nos afecta también la identidad, quizá de la misma manera que lo hace la paternidad activa y responsable. No dejemos que los hijos nos separen, más bien tratemos de que nos unan.

¿Ustedes qué creen? ¿Vale la pena hablar con la pareja o es mejor contarle a una tercera persona?

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
This work by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
27 Responses
  • Pao y Muriel
    abril 3, 2014

    Bea… me parece un post muy acertado y creo que es necesario tocar este tema en la pareja. En mi caso la maternidad significó un torbellino del que recién me estoy acomodando. Es complejo… cada una lo vive de manera particular pero seguramente a ninguna la deja indiferente.

    Un besote enorme, che!

    • madrexilio
      abril 3, 2014

      Un torbellino, lo has dicho muy bien y cada una sale cómo puede de él.

      ¡Otro beso para vos!

  • Mami Katabum
    abril 2, 2014

    El post parto que puede durar años. Yo creo que es bueno hablarlo con la pareja, porque es tema de ambos PERO también hablarlo con una amiga que haya estado en zapatos similares.
    Hay mujeres que se recuperan estupendas, hay otras que quedamos como añicos.
    La vida íntima de pareja cambia tanto desde que llegan los niños y si no se habla, te ahogas.
    Lo que es deplorable es la imagen que nos venden. Famosas que en menos de un mes están mejor que antes! Ojo, que con entrenador privado, dieta estricta, y quizá ayuda quirúrgica.
    Para mi no es cuestión de kilos si no de comodidad, pero que duro es en este mundo.

    Ojalá Anna, pueda sobrellevar esto.

    • madrexilio
      abril 3, 2014

      Es cosa de sentirse bien en su cuerpo, es verdad, pero también creo que tiene que ver con cómo te sientas psicológicamente. Hay mujeres que me han dicho que la maternidad les quitó el sentimiento de femenidad, inlcuso he leído resultados de estudios en USA que arrojan tendencia a la felicidad de las mujeres con hijos, pero no necesariamente con su pareja, cosa que no creo que sea mentira, pero sí un poco aterradora.

  • Mamá en Bulgaria
    abril 1, 2014

    Ayyy qué rabia, Blogger ha dejado de notificarme tus post nuevos! Yo pensaba que estabas de descanso bloguero! Me he perdido varios ya 🙁

    Me ha gustado cómo defines este sentimiento, yo también estoy así pero no me sale explicarlo tan bien…

    • madrexilio
      abril 3, 2014

      Lo importante es que ya estás aquí 🙂

      Me alegra mucho que te haya gustado mi definición, creo que ha resultado clara porque la he visto desde afuera y de verdad que a veces es mucho más fácil relatar lo que se ve que lo que se vive.

  • Madre Solo Hay Una
    marzo 30, 2014

    En un comentario acabas de decir que tras la maternidad transitamos entre el infierno y el paraíso y no puedo darte más la razón. Sobre todo durante los primeros meses, cuando los cambios abruptos dejan mella en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Porque no solo tenemos un cuerpo transformado y agotado, sino una mente que debe lidiar con demasiados cambios… Y estamos tan centradas en nuestro bebé que nos olvidamos del padre de la criatura. Mira que poco más de 2 años después recién estoy entendiendo que mi esposo también vivió cambios muy pero muy drásticos tras convertirnos en padres. Suena obvio no? al papá también le cambia la vida, pero al menos yo, como mamá recién estrenada, no podía prestarle atención a ello en su momento. Y no porque no quisiera hacerlo, sino porque tenía tanta cosa en la cabeza que no me daba cuenta.
    A veces es difícil hablar, porque cuando está dado el ambiente para hacerlo (por ejemplo cuando el bebé está durmiendo) una aprovecha para dormir o darse un baño… Pero creo que poco a poco las cosas van ordenándose, y es posible conversar, recordar lo mucho que se quieren, y si bien la vida se les ha puesto de cabeza, no olvidar que siguen siendo un equipo con un integrante más que lo hace más fuerte.
    Pero también creo que es necesario, como dice Oli, hablar con una amiga de extrema confianza, tener a alguien con quien desahogarnos, conversar con alguien que sepamos no nos va a juzgar y va a tener una palabra de aliento.
    Me has hecho acordar de esos primeros meses, tal vez todo el primer año luego de ser mamá, y sí, qué difícil coordinar, llegar a acuerdos, qué difícil no sentirse incomprendida… pero creo que hay una luz al final del camino, a la cual se llega a través de la paciencia y la comprensión.

    • madrexilio
      abril 1, 2014

      Estoy de acuerdo. Lo de la amiga ayuda o puede, al menos para no hablar con la pareja estando muy alterada. De que es difícil es difícil, y lo que has dicho es muy cierto, para el hombre es también complicado y sí, sí le cambia la vida, a veces ni siquiera lo pensamos.

      Un abrazo hasta Colombia

      • Mami Katabum
        abril 3, 2014

        Si, definitivamente poder sentirte bien psicológicamente es el primer paso.
        La estadística que mencionas si es de sacudón. Lo que me ha tocado ver es que aquí la dependencia hacia un hombre pesa mucho. A mi me tomó por shock.

  • newlymami
    marzo 27, 2014

    Leí tu post el día que lo publicaste y me quedé con muchas ganas de escribir. Sin duda recuperarse es difícil después de un parto. Vivimos en una sociedad donde la apariencia es muy importante y después de tantos cambios sufridos en menos de un año a una le gustaría ser como las famosas de la TV que salen del hospital tan flacas como estaban antes, pero la realidad no es esa. Creo que la comunicación en pareja será la clave para que el matrimonio tenga esa llama que alumbra toda la casa. Los hombres son hombres pero comprenden y será de gran ayuda para ella saber que puede contar con la persona que tiene al lado. Espero que Anna pueda escucharte la próxima vez que se encuentren en el parque.

    • madrexilio
      marzo 29, 2014

      Sabes que ayer la ví, pero no platicamos, la vi pero estaba ya de salida (ella), así que no pude saber si se siente mejor o no. Estoy muy de acuerdo con tu punto de vista.

  • Desmadreando
    marzo 26, 2014

    Interesante post…llego tarde pero ya sabes jajaja es lo que tiene ser madre….No es fácil y creo que es un acoplamiento de ir poco a poco… Un besote desmadroso

    • madrexilio
      marzo 28, 2014

      Pues eso: esto de ser mader no es fácil y sí, lo de la pareja es un acoplamiento de poco a poco. Otro beso para ti

  • Azul Celeste
    marzo 25, 2014

    Creo que lo principal es hablarlo con la pareja, la comunicación es la base de cualquier relación. Sin embargo, me parece también adecuado hablarlo con una amiga de confianza, porque puede que uno se esté ahogando en un vaso de agua y una mirada de fuera siempre viene bien. Tratar el tema con alguien más nos hará matizarlo, y nos ayudará a plantearlo sin ánimo de ofender o lastimar.
    Hablando se entiende la gente, dicen, así que hay que charlar con el marido, exponerle nuestros temores y pensamientos, escuchar los de él, llegar a acuerdos y ser empáticos por el bien de la relación de pareja. ¡Muy buen tema!

    • madrexilio
      marzo 26, 2014

      Muy de acuerdo contigo, la cosa es que yo a la mamá de la que hablo (Ana) la conozco de 3 veces que nos hemos cruzado en el parque. Creo que debe haber estado muy desesperada para contarme su bronca así sin mucha ceremonia. No la he vuelto a ver, pero cuando lo haga, trataré de compartirle todo lo que ustedes me han dicho de alguna forma.

  • Dolega
    marzo 24, 2014

    Bueno cada pareja es un mundo y aconsejar siempre es difícil, pero yo creo que además de hablar con tu pareja no estaría mal un ejercicio de generosidad.
    Me explico, el caso que relatas me parece bastante surrealista. Yo le hubiera preguntado a esa chica cómo se sentiría ella si su marido la rechazara y la tratara mal porque a él le ha salido barriga cervecera. Pienso que es muy posible que independientemente de que ella pensara que el marido tenía que bajar de peso, lo seguiría queriendo y deseando igual y que su actitud le dolería muchísimo.
    Muchas veces es tan sencillo como ponerse en el lugar del otro. Posiblemente su marido ni se fije en sus estrías y sí en su rechazo permanente por algo a lo que él no le da importancia.
    Besazo

    • madrexilio
      marzo 25, 2014

      Muy cierto Dolega, si no me hubiera tomado por sorpresa todo lo que esta mamá me confesó en medio del parque (además no la conozco de casi nada) tal vez hubiera podido decirle algo más útil. Ojalá se me hubiera ocurrido decirle lo que planteas tú, pero no fue así. Tal vez la próxima vez que la vea.

  • Mamá Merlin
    marzo 24, 2014

    Interesante post!! la verdad es que yo trato de hablar abiertamente con mi esposo sobre esto, él me ha apoyado desde el mismo momento en que decidimos embarazarnos y esto lo agradezco mucho, en sí, nos hemos apoyado mutuamente, porque él ha tomado verdadero protagonismo en la crianza del peque y las cosas de la casa. No es fácil llevar una maternidad reciente y compaginar trabajo, y a la vez, una relación de pareja perfecta con una casa que parezca una tacita de plata. Es necesario que haya equilibrio en todo esto, pero mucha veces el hombre no entiende esto, y aquí es cuando viene lo peor, las separaciones. En cuanto a lo del cuerpo, es verdad que no quedamos perfectas, unas adelgazan de más y otras engordan, el cuerpo no vuelve a ser el mismo, ni que fuéramos estrellas de cine o tengamos un metabolismo de Barbie. Hay que tener autoestima y quererse más, expresar lo que sentimos con respecto a nuestro cuerpo, sino todo se vendrá abajo. Podría estar escribiendo más y más razones, pero hasta aquí lo dejo. Abrazos!!

    • madrexilio
      marzo 24, 2014

      Muchas gracias mi querida coterránea, me alegro de tu visita y de tu comentario. Estoy de acuerdo contigo, la comunicación es fundamental, la honestidad y muy importante: aceptarnos y querernos como somos 🙂

  • Marta
    marzo 24, 2014

    Hablar con la pareja es fundamental. Intentar saber qué falla, qué falta, qué se necesita… Cambiamos como madres y padres, pero seguimos teniendo esa pequeña parcela dentro de nosotros, que nos pide un espacio propio, y un espacio en común, sin niños, o por lo menos, en el que podamos estar como pareja de dos.

    • madrexilio
      marzo 24, 2014

      Muy cierto, conservar ese espacio de la pareja es fundamental para revitalizar la relación.

  • Loque
    marzo 24, 2014

    Está muy bien lo de poder hablar de tus cosas con una amiga, pero está claro que los temas de pareja, con quién más los deberías hablar, es con tu pareja.

    Y si no lo entiende o no se implica con vuestro hijo, o lo que sea, es que te ha salido de muy mala calidad, para qué vamos a engañarnos.

    Yo sospecho que a más de una (y de uno) le da miedo hablarlo por eso, por si al final descubre que está casado con una persona que no da la talla.

    • madrexilio
      marzo 24, 2014

      Más claro no canta un gallo. Es verdad, no hablar a veces tiene mucho que ver con la “negación” a ver un problema, miedo a no obtener una respuesta positiva de parte de la pareja. En fin, que todo esto de la pareja es muy complicado y sumarle los hijos, lo hace todo más peliagudo.

  • Planeando ser padres
    marzo 24, 2014

    Yo tengo loco al papá de la bichilla con este tema. Y él lo entiende y de momento estamos tan a gusto, pero ya llevamos 4 meses como primerizos y esto de que a mí no me apetezca nada lo de los acercamientos ¡le hace creer que él ya no me atrae! Vamos, que resulta que piensa que el post parto lo ha estropeado a él y no a mí. Si es que lo que no pase en esta casa…

    • madrexilio
      marzo 24, 2014

      Es difícil que entiendan ellos que nosotras estamos en algo así como un limbo entre el infierno y el paraíso. Estamos felices de ser madres, pero también estamos en medio de una locura emocional, física y psicológica muy fuerte. Paciencia hay que tener, de todos los lados.

  • remorada
    marzo 23, 2014

    no lo he vivido ni lo viviré, pero lo he visto tantas y tantas veces! creo que a las clases preparto se deberían sumar las de “prepostparto” o_o

    • madrexilio
      marzo 24, 2014

      Es una excelente idea, ojalá que alguna matrona le haga eco a tu propuesta, yo estoy de acuerdo.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »