Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

El azúcar y los niños

Es verdad que mi blog no va de temas de salud, que hablo siempre de multiculturalidad, aprender idiomas desde bebé, de las curiosidades de ser expatriada y las cosas interesantes de Hungría. Sin embargo, como a toda madre, el tema de la salud infantil es un tópico que me interesa y me preocupa. Especialmente desde que en los últimos tres años de mi vida me han diagnosticado dos enfermedades autoinmunes que han cambiado mi vida completamente (puedes leer ese post aquí). Desde entonces pienso aún más en la huella que vamos dejamos en los hijos con nuestros hábitos alimenticios, a veces pienso que aunque demos el ejemplo con buenos hábitos alimentacios y ejercicio, es muy duro luchar contra la influencia del entorno. Es difícil hacer un balance entre no traumar a la criatura por negarle lo que otros niños consumen regularmente y darle ciertas libertades (comer un helado, un pedazo de pastel, etc.) sin que se vuelvan un hábito.

Basta ver las cifras de obesidad aumentando a lo largo y ancho del mundo para saber que algo estamos haciendo muy mal, cada vez son más los jóvenes con sobrepeso u obesidad, las enfermedades relacionadas con el alto índice de grasa corporal (cardiopatias, inflamaciones crónicas del sistema digestivo, diábetes, etc.) están en auge inlcuso en niños y adolescentes. Algo está yendo mal y nosotros las madres y padres podemos hacer la diferencia, podemos ayudar a nuestros hijos a comer con juicio, con amor hacia ellos mismos, a entender la alimentación sana y el ejercicio de una manera natural, no como un castigo. Sin embargo, para poder ayudar a nuestros hijos a comer sano tenemos que cambiar también nosotros el estilo de vida, hay que creerse el cuento porque si no, no funciona. Pienso que si un niño aprende desde pequeño a comer balanceado tiene más posibilidades de escoger comida sana cuando sea mayor porque el paladar se acostumbra a los sabores, rechaza lo que no conoce y repite lo que le es familiar. Cierto que podemos re-educarnos, pero es más fácil si empezamos desde niños.

Los niños y el azúcar

“Una vez adultos puede que se “auto-premien” con una golosina o incluso asocien este “premio” como paliativo emocional cuando algo no les salga bien, se sientan tristes o anisosos.” Image: FreeImages.com/Ashley Platell

Otra cosa en la que he pensando mucho y creo que es un error que todos los padres hemos cometido alguna vez: darle golosinas a los niños como premio.  ¿Por qué pienso que es un error?, pues porque pienso que es delicado mezclar el azúcar y los niños con la idea de premio porque les estamos haciendo asociar placer con el azúcar, en pocas palabras, estamos creando un sistema de recompensas asociadas a la comida o a las golosinas, lo que  se traduce en ayudarles a crear un patrón de comer cosas no saludables como un premio. Una gran contradicción, ¿no? Comer algo que te hace mal a manera de premio. Una vez adultos puede que se “auto-premien” con una golosina o incluso asocien este “premio” como paliativo emocional cuando algo no les salga bien, se sientan tristes o anisosos.

Mi reto en casa es lograr que el ejercicio y la comida sana sigan siendo una cosa normal, el azúcar sea algo que se coma de vez en cuando sin mistificarlo ni alabarlo y que los premios no sean comestibles. Que es verdad que el factor genético pesa y a veces no hay nada que hacer (como en mi caso, que he comido sano toda la vida) pero también es fundamental desarrollar hábitos de vida saludables para que a pesar de la genética podamos vivir más y mejor.

¿Tú cómo manejan el tema del azúcar con tus hijos? ¿Qué sistema de recompensas prefieres?

 

 

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
El azúcar y los niños by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com/elazúcarylosniños
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
11 Responses
  • Madre made in spain
    Octubre 8, 2016

    El tema del azúcar es muy interesante. Es impresionante como afecta a nuestros hijos. Mi hijo mediano se transforma cada vez que va a una fiesta y come dulces, le vuelve literalmente “loco”.
    Es difícil controlar el azúcar que comen, pero yo les he declarado la guerra. jeje.
    Te dejo el enlace que escribí sobre el tema http://madremadeinspain.com/blog/que-comen-tus-hijos-el-azucar-y-los-colorantes-en-los-ninos/

  • Colombiana
    Septiembre 3, 2015

    Aqui en Suecia super dificil!! Los suecos se las tiran de muy saludables pero a la hora de los dulces no para! Comenzando por la costumbre de una bolsa, aveces no tan pequena de dulces cada viernes o sabado, eso sumado a la pelicula con papitas y gaseosas y ni hablar de las celebraciones con mil tortas y las meriendas diarias x todos lados. Saludos.

    • madrexilio
      Septiembre 9, 2015

      Sí, paisana, es verdad, ese contraste a veces es muy duro de asimilar. A mí me ha costado mucho dejar la fiesta del azúcar.

      Un abrazo desde Budapest

  • Planeando ser padres
    Septiembre 1, 2015

    Darles dulces es siempre una tentación pero en cas procuramos que lo más azucarado que haya sea una galleta de esas María, sin nada de nada. Eso sí, cuando vamos a casa d mi madre ¡eso es un no parar! Es entrar por la puerta y mi bichilla ya va pidiendo bizcochos…

    • madrexilio
      Septiembre 1, 2015

      Las abuelas… es que siempre termina la cosa igual, jaja. ¡Un tema lo del azúcar!

  • Carolina
    Septiembre 1, 2015

    Cuando vivía en España no pensaba en estos temas pero como en Inglaterra se como muy sano sobretodo niños apesar que la comida no es tan rica como en España pues mis hijos ya no comen azúcar, bollos, chuches… Etc. y el tema de las recompensas te doy la razón pero en mi casa es casi inevitable que se asocie azúcar-recompensa porque es su “premio” por hacer cosas bien y creo que nos va a llevar tiempo cambiar esto…

    • madrexilio
      Septiembre 1, 2015

      Es muy complicado, sobre todo porque culturalmente lo tenemos muy asociado. En casa de mi mamá era así, solo comíamos dulces como recompensa. Con mi hija trato de que no lo lleve asociado. Se come dulce, de vez en cuando, pero sin hacer demasiada fiesta.

  • VeroZS
    Septiembre 1, 2015

    Hola, un tema muy actual. Yo no estoy tanto en contra de premiar con algo dulce, de hecho el que sea un premio implica que es algo “excepcional”, que no se come todos los dias. El problema es cuando se les dan chucherias a todas horas, cada dia y encima tambien de premio.. El truco esta en buscar postres lo mas saludables posible, que sea dulce si, pero con algo mas, fruta, nueces… y siempre despues de haber comido la comida normal..

    • madrexilio
      Septiembre 1, 2015

      Sí, entiendo tu punto. Nosotros comemos dulces sanos de vez en cuando, pero yo trato de no crear la asociación premio-dulce porque el día que ellos deciden solos, es más probable que decidan auto premiarse con comida que con otra cosa. Mi idea es no crear un patrón emocional potencialmente nocivo con la comida, ya veremos qué tal me sale el experimento.

  • Mamá en Bulgaria
    Agosto 31, 2015

    Me parece muy acertado intentar que los niños no asocien azúcar con recompensa. Yo me temo que consumo más azúcar del que debería, pero desde que tengo hijos intento darles buen ejemplo y reducir la ingesta de dulces. El pequeño apenas ha probado azúcar refinado, y en cambio come muchísima fruta. Ojalá le dure el hábito…

    • madrexilio
      Septiembre 1, 2015

      Es difícil, pero se puede. La fruta también tiene azúcar (natural pero es azúcar) y si se toma en exceso puede ser muy nociva.. eleva la producción de insulina, igual que la procesada, más lento, pero lo eleva. Un abrazo vecina

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »