Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

El macho húngaro

Cuando nos reunimos entre las amigas expatriadas en Budapest para tomarnos una copilla y no hay presencia masculina, el tema “macho” acaba casi siempre por asomarse a la plática. A veces son comentarios picantosos, otras veces son quejas y algunas veces son comparaciones nostálgicas, críticas comparativas entre el prototipo del macho de tal tierra y el de esta otra. En algunas de esas reuniones de “sólo chicas” -valga decir que todas estamos más allá de los 30, así que lo de chicas ya nos va quedando pequeño, pero nunca lo vamos a reconocer-  se ha dicho alto y claro: “lo que se diga aquí, que aquí quede, pero que luego las que tienen blogs que lo escriban como si fuera cosa suya, que ya va siendo hora de que contemos nuestras peripecias como esposas de húngaros”.

Así que chicas, les he hecho caso 🙂 Me he concentrado en los “insights” de las latinas, porque la diferencia cultural es un poco más amplia que con las amigas europeas.

Lo que todas echamos de menos de los “machos latinos”:

  • La estrategia de seducción: ¿por qué? Pues hemos convenido en que el hombre latino es más galante y más atento con detalles que el europeo, lo que no quiere decir que una vez conseguido lo “deseado” se le olvide la galantería, eso lo tenemos claro.
  • El talento para el baile: en eso hemos coincidido todas, el hombre latino (el que baila) tiene soltura, pies de firmes y manos habilidosas que llevan a dar las vueltas más emocionantes.
  • El sentido del humor: esto ya no es tanto cosa de los latinos o de los europeos, aquí cabe más bien mencionar el hecho de las bromas y chistes están muy sujetos a los valores culturales y al idioma.
  • La fogosidad: ¡Uy! censura de horario para adultos… Bueno, sin entrar en detalles y sin que nuestros maridos se enojen, los hombres latinos tienen más “apetito” que los europeos (al menos eso pensamos nosotras). Y nos parece que son más de complacer a la mujer sin que ella tenga explicarle cómo se baila el mambo.

El macho húngaro

Lo que todas le cambiaríamos a “El macho húngaro”,  aunque aplica a todo espécimen:

  • La dificultad que poseen para realizar tareas domésticas/cuidado de los niños sin supervisión femenina.
  • El apego exagerado a sus progenitores, sobre todo a la madre.
  • No son de cuidar mucho su aspecto ni su salud, tienen una especie de dicotomía: entre la masculinidad y cuidar su cuerpo. Ésto incluye desde comer a lo bestia, no hacer ejercicio, hasta las combinaciones de ropa más aterradoras que puedan ser imaginadas :p
  • La idea arraigada de que existen tareas sólo masculinas y sólo femeninas. En resumen: las mujeres a la cocina, los hombres a cazar la cena, sumado al consabido “aquí el que tiene la última palabra soy yo” y no es “sí, mi amor”.

Lo que a todas nos gusta de “El macho húngaro”:

  • Su dedicación al trabajo. Si el hombre que nos ha tocado es trabajador, es una dicha porque será un “proveedor” intachable.
  • En general los hombres que se casan y están enamorados de su mujer no andan picando flores por los jardines, la fidelidad es más importante que en el caso del prototípico macho latino que como es ampliamente conocido “pica flor aunque te ame”.
  • Valoran el trabajo de la casa, la comida hecha con esmero y los cuidados a los niños. Aunque ésto tiene su down side cuando hablamos de la repartición de tareas en el hogar o hablamos de madres que trabajan fuera de casa.

Seguramente habrá mil cosas que decir o matizar sobre este tema, pero este no pretende ser un post 100% serio, de modo que el análisis concienzudo del machismo húngaro vs. el latinoamericano puede quedar para otro post. Eso sí, debo decir que sí existen diferencias entre ambos tipos de machismo, lo curioso es que cada quien tira para lo que se le hace familiar. Por ejemplo, el que te sostengan la puerta al entrar un edificio es machismo, pero a las latinas en Europa, en general y por muy feministas que digamos ser, nos sabe muy mal que un hombre no nos abran la puerta. Creo que a nuestras amigas húngaras no les molesta lo mismo que a nosotras. Y así como este detalle hay muchos, pequeñas cosas que en una relación de pareja se sienten más que en la vida en la calle.

Un abrazo a todas desde Budapest

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
This work by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
24 Responses
  • Deris
    agosto 9, 2016

    Hola! Soy Peruana y mi novio es Húngaro. La verdad que no lo cambio por nadie 😍😍😍😍😍😍😍 es buen hombre, atento, cariñoso y en la cama uffffffff ja ja ja… y soy madre de 2 hijos con un alemán a ese si lo cambié y por este ja ja ja

    • madrexilio
      agosto 19, 2016

      Me alegra mucho que tu experiecia sea tan buena 🙂

    • Julia
      noviembre 3, 2017

      Estoy contigo, lo mejor! Creo que encontre el hombre perfecto por que mi novio hungaro( vale la pena decir que soy dominicana, negra con un gran afro) el tiene todo lo positivo que se dice aqui y nada de lo negativo. Lo adoro!

  • Federico Pasek
    noviembre 26, 2015

    Jajajaja paraaa nos hacen mala fama…pero en lo de la ropa es cierto. Yo soy re bizarro. Y mi padre, quizás peor. Pero no es todo así…somos Hunos…también nos gusta los troglodita pero a veces usamos trajes jajaaj. Arriba !!

    • madrexilio
      noviembre 27, 2015

      Federico, muchas gracias por la visita y por el comentario 🙂

  • Ana
    septiembre 29, 2014

    Madre mia!!!! Apego a la madre.Eso porque no conoces a los hombres rumanos.Tengan los años que tengan es obsesion.No dan ni un paso sin consultarles a ellas.Vamos hasta si puedo ponerme un Diu le preguntan.Por favor!!!

    • madrexilio
      octubre 1, 2014

      Hola Ana, bienvenida al blog. Un gusto compartir experiencias con una de las culturas vecinas, vaya que lo hacen difíciles estos hombres con su mamitis crónica. ¡Ánimo! Un abrazo desde Budapest

  • Miriam Melo
    julio 8, 2014

    Gracias por el articulo muy bueno! Soy mexica y estoy a punto se casarme con un hungaro! Aunque vive en Holanda. Bueno y como es eso de el apego a la madre? Te agradezco saludos!

    • madrexilio
      julio 8, 2014

      Hola Miriam, pues creo que depende de cada persona, pero si está Holanda y su madre no vive ahí entonces tan apegado no creo que sea 😉

      Muchas gracias por tu visita. Espero te haya servido de algo mi respuesta.

  • Nombre
    junio 12, 2014

    Otro post muy interesante. A mí (soy húngaro) siempre me choca la importancia del baile en la cultura latina. Prácticamente todos mis intentos de conquistar a chicas latinas fracasaron por tener dos pies izquierdos. A mí – y creo que estoy hablando en el nombre de la mayoría de los hombres húngaros – el baile no me interesa, lo considero una pérdida de tiempo y dinero. No estoy diciendo que bailar sea malo, y lo considero como cualquier otro pasatiempo normal, pero su importancia en la cultura latina no nos pone la cosa nada fácil. Es como si ser jugador de baloncesto o coleccionista de sellos fuera el prerequisito de poder ligar con mujeres.

    • madrexilio
      junio 13, 2014

      Hola otra vez Deszo, entiendo tu frustración. En nuestra cultura el baile se aprende en casa, no en escuelas de baile, tal vez por eso sea tan importante para nosotros. Es la manera más natural de socializar desde la infancia. Ojo, que yo no tengo talento para el baile, pero me gusta bailar. Gracias por compartir tu opinión.

  • Dolega
    junio 10, 2014

    Has clavado al macho latino ¡Yo tengo uno! 😛
    Y lo cierto es que me gustan, tienen cosas malas como todos, pero eso de no tener que explicar como se baila em mambo para mí es muuuuuy importante. Que ya de la casa me encargo yo. 😛
    Besazo hermosa

    • madrexilio
      junio 12, 2014

      Te comprendo, yo a veces los recuerdo con cariño 😀

  • Loque
    junio 6, 2014

    Los españoles deben ser húngaros para algunas cosas (no bailan, ni van a la compra sin preguntarle a su mujer 20 veces lo que hay que comprar) y no lo son para lo de ser picaflor, que no digo yo que sea lo más habitual, pero tampoco que sea muy minoritario.

    • madrexilio
      junio 8, 2014

      Creo que todos los hombres “prototipo de macho” se parecen aunque sea un poco 😀

  • Planeando ser padres
    junio 6, 2014

    Veo que la raza húngara anda más o menos como todas: con sus pros y sus contras. Ahora, que exceptuando lo del apego a la madre (que solo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias) creo que tienen más virtudes que defectos graves. ¡Ahora entiendo por qué te han engatusado a ti de esa manera para vivir tan lejos de tu tierra!

    • madrexilio
      junio 8, 2014

      El apego a la madre es un temazo. Y sí, tienen más virtudes que defectos, o tal vez influye que veo a través de los ojos del amor.

  • Marta
    junio 6, 2014

    Interesante post, aunque cuando defines a los hombres europeos, deberías no meter en el mismo saco a los del norte y a los del sur. Creo que incluso en un mismo país, las diferencias de los hombres del norte y del sur, se notan.
    Me gusta lo que os gusta del macho húngaro, la fidelidad, la dedicación al trabajo y sobre todo, la valoración hacia el trabajo del hogar!!!
    Besos especiales.

    • madrexilio
      junio 8, 2014

      Hola Marta, no creo haber dicho “europeo” en forma general, me limité a hablar de los húngaros. Hay diferencias, es verdad entre personas del mismo país, del mismo barrio y entre hermanos, estoy de acuerdo con eso.

  • Mamá en Bulgaria
    junio 5, 2014

    Qué análisis tan interesante jaja! Al principio no salían muy bien parados los húngaros, luego he visto que dejabas lo mejor para el final…
    En algunas cosas se parecen a los hombres de aquí, aunque no en todo.
    Un abrazo “vecina”! 🙂

    • madrexilio
      junio 8, 2014

      Sí, lo mejor hay que dejarlo siempre para el final 😉
      Otro abrazo para ti vecina 🙂

  • remorada
    junio 5, 2014

    qué curioso! yo no he hecho de menos al macho latino, y seguramente ellos no me echan de menos a mí xD lo que tengo cada vez más claro es que he encontrado a la única persona capaz de aguantarme 24/7… menos mal! xD

    • remorada
      junio 6, 2014

      donde dice “he hecho” debe decir “echo” no sé qué pensaría que “había hecho” XDDDDD

      • madrexilio
        junio 8, 2014

        Relax amiga remolacha, sé que tienes buena ortografía. Y me alegra que hayas encontrado quien te aguante 😀

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »