Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

La Maternidad de la A a la Z: E de Elasticidad

Jueves otra vez, así que toca nueva palabra para nuestro ABC de la maternidad.
Haz click aquí si te quieres enterar de qué va este proyecto cooperativo entre blogueros.

Hoy el DRAE descansa porque la elasticidad de la quiero hablarles está entre los principios de la Física. La elasticidad definida por la Física es la propiedad mecánica de ciertos materiales de sufrir deformaciones reversibles cuando se encuentran sujetos a la acción de fuerzas exteriores y de recuperar la forma original si estas fuerzas exteriores se eliminan. Pordíamos decir que la plastilina, el caucho, la masa para pizza, nuestros ligamentos, músculos, etc. gozan de elasticidad. Pero como es lógico, elasticidad no quiere decir un poder mágico para soportar  x cantidad de fuerza exterior y recuperar la forma original una vez que dicha fuerza desaparezca. No. Todo tiene un límite.

Foto tomada de Pinterest. No copyright indicado.

Foto tomada de Pinterest. No copyright indicado.

Dice la teoría que la propiedad elástica de los materiales está relacionada con la capacidad de un sólido de sufrir transformaciones termodinámicas reversibles e independencia de la velocidad de deformación. Cuando sobre un sólido deformable actúan fuerzas exteriores y éste se deforma se produce un trabajo de estas fuerzas que se almacena en el cuerpo en forma de energía potencial elástica y por tanto se producirá un aumento de la energía interna. El sólido se comportará elásticamente si este incremento de energía puede realizarse de forma reversible, en este caso se dice que el sólido es elástico.

Ahora para entrar en clima materno, pensemos en el embarazo y el parto, podemos decir que como norma general, que el cuerpo de la mujer es elástico pues tras sufrir una transformación reversible (embarazo y parto), es capaz de recuperar su forma (más o menos) original.  Incluso en el caso de cesárea nuestros cuerpos -con el tiempo, dieta y mucho ejercicio- son capaces de volver a su forma previa, aunque yo aún estoy a medio camino y a veces pienso que mejor me hago un plástica porque estoy harta de sudar en el gym, no tomar postres y que aún tenga esta barriguilla de señora mayor. Otra vez yéndome por las ramas…

embarazada silla2

En el caso de los niños, la gente suele decir que son esponjas, que son elásticos, flexibles, moldeables, etc., y de alguna manera todo eso es cierto. Pero cuántas veces consideramos nosotros, los padres, educadores y familiares las leyes de la física antes de medir el impacto que pueden tener nuestras acciones en la capacidad de flexibilidad de nuestras criaturas. Dicho de otra forma,  en la industria si se necesita darle forma a un pedazo de acero, hay un equipo de ingenieros encargados de optimizar el proceso de acuerdo a estas necesidades, sin que le material sufra y de manera que no haya desperdicio.

Ahora bien, ¿cómo podemos nosotros calcular a cuánta tensión puede someterse nuestra materia más amada sin que le deformemos? No podemos, porque la crianza no es una ciencia exacta y no hay fórmulas para ello. Sin embargo podemos recordar siempre que lo más importante es conocer bien la materia prima y en base a sus cualidades naturales podemos potenciar sus posibilidades, darle brillo a su naturaleza sin que su esencia sufra ninguna deformación irreversible.

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
share
33 Responses
  • Diana
    Junio 2, 2013

    Elasticidad, como nos estiramos para todo, para engendrar, para estirar las horas del día, para estirar las nóminas que nos dejamos en pañales….Me ha gustado el aire que le has dado a tu definición.

    • madrexilio
      Junio 2, 2013

      Me alegra mucho que te haya gustado, es lindo saber que lo que escribes le guste a las amigas 🙂
      ¡Feliz domingo compi!

  • madresolohayunablog
    Mayo 31, 2013

    Pues a veces veo mis fotos de embarazada y claro, me sorprendo del tamaño de mi gigantesca panza… y pensar que antes de quedar embarazada, nunca antes en mi vida había estado tan flaca.
    Ahora sobre la elasticidad y la crianza, pienso en esto que a veces nos dicen, que los padres debemos moldear a nuestros hijos para que sean sujetos de bien, y se me viene el estrés de la responsabilidad suprema!
    Un beso!

    • madrexilio
      Junio 1, 2013

      Pues que suerte tienes con eso de que has vuelto a “tus formas” Yo aún batallo con la tripa, no por lo grande sino por lo fuera de tono, 100 abdominales diarios y aún no estamos ni cerca de donde quisiera estar. Dicen que es por la cesárea.

      La flexibilidad de los niños y nuestra responsabilidad es un tema emocionante y comprometedor 🙂

      Un beso para ti también

  • Aida de Simplemente Yo
    Mayo 31, 2013

    Que entrada mas bonita!! Me ha encantado tu definición de Elasticidad aplicada a la maternidad..
    Un abrazo

    • madrexilio
      Junio 1, 2013

      Me alegra mucho que hayas pasado a visitar y que te hayas llevado buena impresión.
      Otro abrazo para ti

  • La Criadora
    Mayo 31, 2013

    Uyuy con lo mal que se me daba a mi la fisica en el instituto, has estado a punto de provocarme una migraña jajaja
    Es broma, ciertamente es increible que (menos que mas) podamos recuperar la forma q teniamos antes del embarazo, que todo vuelva a su sitio (me refiero a organos internos porque de tetas y barriga ni hablamos). La elasticidad en los peques… efectivamente creo que son bastante elasticos, demasiado quiza, de ahi que luego salgan los adultos cazurros q vemos por ahi cada día más

    • madrexilio
      Junio 1, 2013

      Me alegra mucho que me hayas visitado, y que te haya gustado mi onda pseudo científica. Me acabo de pasar por tu entrada de este carnaval y me ha gustado mucho.

      Un gran abrazo 🙂

  • Mami
    Mayo 31, 2013

    Brillante mi Querida Madrexilio,

    Brillante, pequeña. Tocas un tema vital, tal vez el temblor de la respiración pudiera dar respuesta a qué tanto estamos apretando, quizás la alegría o el susto en los ojos de nuestros hijos alertarán de qué va eso que llamamos -educar- al niño.
    De momento recuerdo dos situaciones particulares vinculadas a tu educación que me estremecieron. La primera en el Òvoda, cuando ibas al kinder húngaro; tu maestra era dictatorial, próxima a la destrucción. Opté porque era importante que aprendieras el idioma, pero no a la brava. Conversábamos mucho a tus 4 añitos sobre tus impresiones. A través de tus relatos, me helaba la sangre imaginarme desvalida en ese salón. Afortunadamente siempre haz sido frontal y rebelde, dos armas por las que he recibido premios y heridas. Y tú le hablabas directo a tu maestra, con respeto, pero de ida y de vuelta. Un familiar muy cercano escuchó los comentarios y dijo con firmeza -Eso es lo que ella necesita, que la dobleguen para que aprenda. Tu sabes el resto…
    La otra experiencia, también escolar, era de tus 12 años. Una chica muy silenciosa y tímida de tu clase, de las niñas con bienes de fortuna y “consentidas” que tienen todo. En una clase de Educación Física, una de las compañeras la saludó duro en la espalda, y su franela se tornó de rosa a rojo. Todas le preguntaron, mientras las lágrimas brotaban a borbotones; hizo una seña de secreto y todas fueron al baño. Tú y tus inquietudes la alentaron a confesar qué le había ocurrido. Con miedo y vergüenza contó que jugando con los perfumes de su mamá se le cayó y quebró uno muy costoso. A pesar de haber recogido y limpiado los restos, el papá se dio cuenta y para -modelarla y enseñarla- la hizo que bajara su franela y con uno de los trozos del frasco le explicó que hay que cuidar las cosas.
    Me voy con un recuerdo adicional: 4º o 5º de bachillerato. Una chica extremadamente tímida, preciosa chica por cierto, uno de los compañeros de clase en una sesión de burlas, que cerró con un beso violento a la chica, la hizo llorar pero no supo cómo enfrentar tamaña agresión. Y tú Madrexilio, sorprendida porque la profesora no hizo nada le diste una cachetada y desnudaste la ofensa. Nadie había ni iba a hacer nada. La amenaza fue contundente: una paliza de su pandilla y quedar “sembrada” en uno de los campos de beisbol. Gracias a Dios no se cumplió. Siempre he admirado tu inmenso coraje.

    Siguiendo en tu onda científica, la clave está en lo que se denomina PUNTO CRÍTICO. Cuál es el Punto Crítico de nuestras acciones como padres y sus posibles reversiones.
    Besos,
    Mami

  • bjungla
    Mayo 31, 2013

    me encanta tu definición, al final somos elásticos para todo 🙂

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Pues sí, de eso se trata de no ser rígidos 🙂

  • Felizmentetatado
    Mayo 31, 2013

    Uau! Me mola mucho que hayas usado un término científico en esta sección. La elasticidad es brutal en las mamás, en los bebés y también en los gatos (jajaja, menuda foto).

    Aunque si hay algo elástico con los críos, es el final de mes… no veas como hay que estirar los ahorros para no pasarlas canutas! Eso es elasticidad y no la de los contosionistas!

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Jajajaja, tú siempre con tu gran sentido del humor. El fin de mes es todo un detalle, a todos los que tenemos arte y parte en una familia nos toca ser elásticos!

  • Cuestión de madres
    Mayo 31, 2013

    fantástico recordatorio de física y muy bien aplicado a la maternidad… para que luego digan que no sirve de nada… me ha gustado mucho y la parte final me ha dado mucho que pensar… gracias y feliz día

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Me alegra mucho que te haya gustado 🙂
      Un abrazo y feliz viernes

  • Trimadre a los treinta
    Mayo 30, 2013

    Esta entrada ya es lo más de lo más!!! Me ha encantado!!! ¡Qué original! Nunca se me habría ocurrido comparar la cualidad elástica de determinados materiales con la plasticidad de los cerebros infantiles. A mí es una de las cosas que siempre me ha dado más miedo de la maternidad. Que dependa de mí un ser tan indefenso, tan puro, tan blanquito.. Que hasta el latido de su corazón se nota en su cabecita a través de la fontanela!!! Son permeables, deformables, elásticos a más no poder. Y que los imapctos que reciban sean buenos o malos depende en gran medida de nosotras.
    Gracis por invitarme a esta reflexión!!!
    Un besazo

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Sí, me pasa igual que a ti! Es tanta responsabilidad que me abruma y me paraliza la idea de saber que esa pequeña personita depende al 100% de mí. Saber que soy y seré la persona más importante en su vida (la madre siempre lo es para todos) es acojonante! jaja. Hacemos lo mejor que podemos.

      Un abrazote

  • Los Angeles de la Sierra
    Mayo 30, 2013

    Em primer lugar, lo siento porque en ciencias sacaba cero patatero, entiendo poco de la materia, lo que sí entiendo es que la mujer sufre una transformación increíble y, aunque no volvemos a ser exactamente lo que éramos, recuperamos nuestro cuerpo. Y qué decir de los niños!! son de goma!!!!!!!!!!!!

    Un aabrazo!!!!!!

    PD- me pareces muy experta y con mucho talento!!!!!!

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Experta, no que va, afición pura. Me interesa todo, pero de ciencia sé muy poco, nada a nivel profundo, pero me apasiona le conocimiento. Un abrazo 🙂

  • ¿Pesada tú? Nooooo . A mí me encantan tus posts, siempre me hacen descubrir cosas nuevas e interesantes, la ciencia me alucina aunque ya sabes que yo soy más de letras (en secundaria de ciencias puras tuve una idea una especie de iluminación en clase de física y me dije, ¿que hago yo aquí?).

    Aparte de esto, me ha requetegustado el post, en especial el último párrafo, cuanta verdad y cuan necesario es pararnos de vez en cuando a pensar en ello.

    Gracias una vez más por removerme con tus palabras.

    Un abrazo

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Gracias a ti, una vez más por pasar a leerme y por opinar tan honestamente. Yo también soy mujer de Letras, pero las ciencias me fascinan, además son como la filosofía, están en todas partes pero muchas veces no sabemos mirarlas, por eso me gustan.

      Un abrazo 🙂

  • madredelsigloxxi
    Mayo 30, 2013

    Elásticas elásticas no somos, porque por mas que querríamos y por mas cirugías a las que sometamos nuestros cuerpos, jamas volveremos a ver en el espejo lo que un día vimos, pero tampoco me molesta , pues esas estrías son cicatrices de guerra! jejejeje
    Los niños son nuestra masa maleable,en nuestras manos está la respuesta a lo que serán en el futuro, solo nos queda hacer lo que entendamos que está bien y segurito que salen unos adultos de lo mas guay!
    besos

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Pues sí, lo has dicho todo muy claro, aunque me queda la esperanza de la cirugía cosmética, no me la quites, jajaja. No sé a ti, pero a mí me ha costado mucho bajar la barriga, el peso del embarazo ya lo bajé, pero me queda aún el “salvavidas” atado a la cintura. Estoy dejándome la piel en el gym y quitándome los postres que son mi debilidad…. pero voy lenta 😀

  • arusca
    Mayo 30, 2013

    Yo no me creía lo que daría de sí mi tripa hasta que no lo viví en mis propias carnes (nunca mejor dicho, jejeje). Y bueno, respecto a los niños, todos sabemos que son esponjas, seres maleables… pero creo que en el día a día no nos paramos a pensarlo y actuamos sin sopesar las consecuencias. El ejemplo más claro es el de las palabrotas, que los adultos decimos sin darnos cuenta, hasta que llega un niño y la repite sólo porque nos la oyó decir a nosotros…

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Llevas mucha razón en lo de las palabrotas, nosotros todavía estamos intentando no decir ninguna y es bastante difícil, nuestr niña es sólo una bebé, pero bien sabemos que si no paramos ahora lo vamos a pagar caro jeje.

  • Avencia
    Mayo 30, 2013

    Me quedo con la elasticidad de la barriguita! Jajajaja Que puñetera es la tía! Con respecto a la elasticidad de los hijos… Con amor y cuidado no creo que los deformemos de forma irreparable!

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      La eslasticidad de la barriguita… si yo todavía lucho para que vuelva a su forma previa a la elasticidad, jejeje. un beso 🙂

  • La Morada de Nieves
    Mayo 30, 2013

    Halaaaaaa… Vaya exposición, muchacha. Es lo que me faltaba ver en nuestra Gran Obra Materna, un lado científico… Y magistralmente expuesto, como nos tienes acostumbrados.

    Hay poco que añadir y además yo soy de Letras al cien por cien ;P Solo que coincido en que la maternidad debería implicar un esfuerzo ímprobo por no DEFORMAR esa materia elástica que somos nosotras mismas y nuestros hijos. Y desgraciadamente no siempre es así.

    Bravissimo 🙂 Un beso.

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Muchas gracias por tantos halagos, aunque lo de buena exposición científica me queda un poco grande. He hecho lo mejor que he podido pero soy sólo una aficionada. Me alegra que te haya gustado mi palabra 🙂

  • Mis2monstruitos
    Mayo 30, 2013

    Cualquier comentario que haga yo aquí hoy va a quedar de garrulo, así que bueno, me quedo con el final, que sinceramente es de lo poco que he entendido (soy hombre y de letras, con eso te lo digo todo).
    La mejor materia prima que tenemos no debemos estropearla con artificios, sino que como la pizza hay que amasarla con cariño, dedicación y los ingredientes adecuados en su justa medida.

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      Yo también soy mujer de letras, pero me mata la ciencia. Y ya ves que si todos al final nos entendemos. Volviendo a lo de la pizza, en la cocina yo siempre encuentro los mejores ejemplos de los fenómenos de la física y todas (casi todas) la variaciones de las reacciones químicas posibles. Creo que todos estamos familiarizados con las leyes de la física y las tenemos profundamente integrdas desde la experiencia de estar vivos, pero no lo tenemos a nivel consciente 🙂

  • Muriel y Yo (@MurielyYo)
    Mayo 30, 2013

    Excelente!!! Al principio sentí que leía a mi papá jaja (él si es científico, yo no). Pero me encantó la intro y cómo aplicaste la física con la idea de la eslasticidad en la maternidad. Me dejaste pensando con el último párrafo. La crianza como dar forma… Sí, por un lado sí. Pero a la vez tiene sus límites porque no estamos hablando de materia prima propiamente dicha si no de personitas que tienen su personalidad y carácter propio y ahí radica ese límite de elasticidad. Es una buena reflexión.

    Un beso grande y porteño de Buenos Aires a Budapest!!!

    Pao.

    • madrexilio
      Mayo 31, 2013

      ¡Qué honor! He estado cerca, aunque sea un poco, de tu padre, pues ya con tamaño honor me doy por bien servida. Y estoy de acuerdo con lo que dices de los límites y la personalidad de la pequeña personita de la que nos hacemos cargo. Muy bien dicho 🙂

      ¡Otro beso para vos!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »