Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Lo que amo y lo que odio de Hungría

Si eres expatriada/o y buen observador/a es fácil darse cuenta de las diferencias culturales, el comportamiento característico de una nacionalidad y muchas otras cosas que probablemente jamás notarías como lugareño. En esta oportunidad, me gustaría contarles qué es lo que amo y lo que odio de Hungría. Espero no ofender a ningún amigo húngaro. Como siempre les digo, esta serie de posts están escritos con amor, mis abuelos, esposo e hija son húngaros, así que lo último que quiero es lastimar los sentimientos de alguno de sus compatriotas.

Lo que odio:

1. No hay mar. Lo que significa que nunca disfruto el verano mucho que se diga y que muy rara vez puedes comer buen marisco ni pescado de mar.

2. Al poco tiempo de haberme mudado a Hungría, me di cuenta de que la mayoría de los ciudadanos tiene un patrón de conducta común que hace bastante difícil vivir en paz y armonía: muchas personas parecen decirse a sí mismos “Yo soy la persona más importante del mundo” …  en húngaro sería:  “Én vagyok a legfontosabb ember a világon”.  Desde el punto de vista de la autoestima, supongo que esto es una maravilla, pero cuando se trata de coexistir con ellos puede ser un verdadero problema. Esta actitud egoísta se traduce en:

a. No mantengo mi derecha cuando camino en la calle o circulo por algún otro espacio público porque no me interesa si alguien quiere ir más rápido o no cabe en la acera porque yo voy en el medio, después de todo “yo soy la persona más importante del mundo”.

b. No le pienso ceder mi asiento a ninguna mujer embarazada o con bebé en los brazos, ni  a ningún anciano o persona con discapacidad porque no me importa nadie, mi madre me dijo que “yo soy la persona más importante del mundo” y punto.

c. No tengo paciencia con nadie, pero es natural que todos los demás la tengan conmigo porque como ya saben “yo soy la persona más importante del mundo”.

3. Todo el mundo da la impresión de ser infeliz y estar enojado. Nadie sonríe, nadie es amable, incluso si tú has sido amable con ellos primero.

4. Los frentes climáticos son muy fuertes por aquí y hace que te duelan hasta los huesos, sufrir de migrañas se ha convertido para mí en una cosa recurrente.

5. Los impuestos son excesivamente altos.

6. El grado de dificultad del idioma.

keep calm and enjoy Budapest

Lo que amo: 

1.  Hay buenos lagos para nadar en el verano.

2. La pastilería es de excelente calidad, lo que no es conveniente cuando tratas de cuidar tu peso.

3. Hay gran cantidad de spas naturales, piscinas deportivas y centros de wellness, así que los precios son razonables y no te tachan de rico si los frecuentas  a menudo.

4. La música clásica no es un placer para excéntricos. Ir a conciertos no es tan caro, de modo que puedo ir con frecuencia.

5. La vista de Budapest desde cualquiera de sus puentes. Es soberbiamente bella.

6. Sistema de seguridad social, en especial de salud pública funciona bastante bien.

7. Encontrar personas con alto nivel de instrucción no es misión imposible, de modo que tener una conversación intelectual es bastante posible. Aunque puede que no sea tan sencillo porque la persona con la hables, muy probablemente, usará expresiones super cultas y extra complicadas que convertirán la conversación en un verdadero reto intelectual y no en algo disfrutable para un hablante no nativo.

Es todo por esta vez, espero que te haya gustado. ¡Hasta la semana que viene!

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Lo que amo y lo que odio de Hungría by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
8 Responses
  • Mamá Merlin
    junio 21, 2013

    Imagino que te hace mucha falta la playa viniendo de un país costero… lo bueno del venezolano es que es muy solidario y a pesar de todo siempre consigues ayuda, lo malo es la inseguridad, el desorden, caos y la falta de cultura en cuanto aseo urbano, electricidad y uso del agua potable. Creo que todo país tiene sus cosas positivas y negativas, comenzando por el clima y expandiéndose a lo demás. Me encantó conocer lo que amas de tu segundo país. Abrazos calurosos!!

    • madrexilio
      junio 23, 2013

      Me alegra mucho que te haya gustado. Sí, el venezolano es así, solidario y el mar, lo extraño más que nada en el mundo 🙂

  • Cuando esté triste por X motivo, voy a decir en voz alta: Én vagyok a legfontosabb ember a világon!!! De solo pronunciarlo me voy a reír y cambiará mi día 😉

    • madrexilio
      mayo 5, 2013

      jajaajajajajajajaja me has hecho reír muchísimo 🙂

  • Loquemeahorro
    mayo 3, 2013

    No te creas que aquí la gente se mata para ceder el paso en ninguna parte, ni el asiento.

    Por ejemplo, yo cada vez veo más gente que si quiere entrar en un ascensor y tú intentas salir, no se mueven a un lado, se quedan muy firmes delante de la puerta, hasta que consigues ir esquivándoles a duras penas.

    • madrexilio
      mayo 3, 2013

      Sí, tienes razón es un mal generalizado, pero es bonito creer que el pasto es más verde en otras praderas.

  • desmadreando
    mayo 2, 2013

    ¡Bauf! No sé si podría hacer el mismo ejercicio con mi país de adopción jajaja ¡eso requiere valor! ‘Si señora 😛
    un besote desmadroso

    • madrexilio
      mayo 2, 2013

      Pues sí, valiente hay que ser, pero si no lo digo se me amarga el cuerpo. Ya bastante amargos que son muchos de ellos, por una vez que sea yo la que hable, no pasa nada.

      un beso “exilioso”, jeje

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »