Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Los húngaros son dulceros

Los dulces nunca han sido lo mío, quiero decir que no es lo mío hacerlos porque comérmelos se me da muy bien. Eso sí, hay que reconocer que los húngaros son dulceros, hay una gran tradición de pastelería que viene desde la época del Imperio Astrohúngaro y que permanece hasta el sol de hoy en cada casa y en cada ciudad. Lo interesante del asunto es que casi todas las mujeres (incluso las que no sepan hacer un guiso de carne con patatas) saben preparar unos dulces y pasteles de concurso. Nótese que he dicho muejres porque son contados los hombres que saben cocinar sin que hablemos a nivel de chef.

Sí, ya sé que  suena raro que le den tanta importancia al dulce pero es un tema cultural. Imagínense que es común que te inviten a almorzar y te den sopa como plato único y después 2 ó 3 postres a escoger. A mí la verdad es que esto no me viene bien, para mí el dulce es cosa de fin de semana o de tarde con café y visita de amigas.

llos húngaros son dulceros

Así que si están pensando en mudarse a Hungría o son nuevos por estas tierras, cuidado con hacerse adictos al dulce, que resulta muy fácil aficionarse a la buena pastelería, pero no dejen de probrar las delicias que ofrece esta tierra de “magyares”.

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Los húngaros son dulceros by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
4 Responses
  • Patricia
    febrero 28, 2013

    Siempre me soñé como una mamá que haría pasteles y gelatinas decoradas. Desde hace unos años descubrí que mi cuerpo no procesaba el azúcar refinada, así que no hago ni como nada dulce. Logré sanar mi cuerpo, pero he tenido que reemplazar esa fantasía de expresar el amor a través de la dulzura por juegos y actividades que me acerquen a la familia.
    Siempre complacida de compartir las experiencias como mamá en este sitio grato,
    Patricia

    • madrexilio
      febrero 28, 2013

      Lamento lo del azúcar, pero como dices hay otras maneras de acercarse a la familia, los juegos son una muy buena opción 🙂
      Si tienes alguno favorito cuéntame!Ç
      Abrazo desde el exilio

  • […] La cena de Navidad es el 24, como en casi todas partes, y suele ser un evento con la familia más cercana. Tradicionalmente se come halászlé, una sopa de pescado con paprika, de primer plato y de segundo rantott hal, pescado empanizado, frito y los acompañantes suelen variadps, van desde lo que nosotros llamamos ensalada rusa hasta patatas con perejil, puré  o arroz y verduras encurtidas en vinagre. Los postres suelen ser muy variados, ya les he contado que los húngaros comen mucho dulce y tienen excelente pastelería. […]

  • […] Cómo es entonces la negatividad a la húngara. Pues la cosa va más o menos así: los húngaros se quejan de la mañana a la noche de TODO. Si el cielo está azul y el día divino entonces dicen: “¡Qué mierda ir a trabajar con un día tan bonito!”. Si les han aumentado el sueldo: ¡Joder, en Alemania a alguien que hace mi trabajo le pagan el doble! Están remodelando X línea de tranvía para hacerlo más moderno: ¡No soporto el ruido de estas máquinas, no entiendo para que tenían que cambiar esto, estaba muy bien como estaba! -esa misma persona posiblemente se sube al metro y critica los vagones viejos, pero si los cambian también se queja-.   Así todos los días de dios, desde los buenos días hasta la buenas noches cualquier cosa que pase -por buena que sea- saben transformarla en una desgracia. Y quizá para mí, con un corazón salsero y unos ojos llenos de Mar Caribe, lo más terrible de todo sea ver que no tienen fe en el futuro, ni esperanza, ni siquiera ganas de intentar hacer las cosas distintintas, porque antes de empezar a luchar se dan por derrotados. Y así, sin azúcar (de la de Celia Cruz) no se puede vivir feliz. ¿Será por eso que comen los húngaros tantos dulces? […]

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »