Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Los Húngaros y los bebés

Creo que he dicho aquí antes que los húngaros no son las personas más amistosas en el mundo. En caso de que no lo haya dicho o de que te hayas perdido ese post, te cuento que en general y hablando de gente desconocida (no de amigos ni familiares) no son de sonreír ni de ser seguir normas de cortesía (ceder el asiento a los ancianos o mujeres embarazadas, mantener la derecha al usar las escaleras, etc.)  Sin embargo, cuando los húngaros ven un bebe todo este mal comportamiento desaparece. ¿Por qué? No lo sé.

No tengo ni idea porqué la gente se vuelve súper amistosa y muy amable cuando te ven con un bebé. Es como estar en otro país. Las personas te dan el paso, me ofrecen ayuda para subir al tranvía con el coche de bebé, incluso me sostienen la puerta en algunos edificios de la administración pública y podemos pasar sin incomodidad. Eso, sí, una cosa me queda clara: esta amabilidad no es conmigo, es con la pequeña ser humano que está sentada en su cochecito o descansando en mis brazos.  Cosa que es muy buena, pero la verdad no deja de molestarme saber que las personas pueden ser amables cuando hay un bebé de por medio, pero deciden no serlo cuando no hay un bebé. No le encuentro la lógica.

Pinterest via Carmela Fisher

He estado tratando de entender por qué la gente necesita hablarle y acercarse al bebé, algunas veces vienen hacia nosotros y comienzan a hablarle a mi hija, cogerle las manitas o los pies sin ni siquiera pedir permiso. Trato de no tomarlo a mal, sé que no lo hacen con mala intención.  Me imagino que no tienen nietos o no pudieron tener hijos, o tal vez tienen una memoria idealizada de su propia infancia y eso les hace saltar de felicidad cuando ven un bebé.

Una amiga mía (también latina) piensa que estas reacciones se deben a que no hay tantos niños como en Latinoamérica, por lo que ver un bebé es un acontecimiento. Esté o no esté mi amiga en lo correcto, aún no he visto a nadie ser amable con una madre que tenga un hijo mayor de tres años. Ergo, me temo que no viviŕe en el universo paralelo de las sonrisas por mucho tiempo, pero lo disfrutaré mientras dure. ¡Así que a vivir el presente y a salir más!  

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Los Húngaros y los bebés by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
17 Responses
  • Nombre
    Junio 12, 2014

    Soy húngaro y creo que la razón es que nosotros no le tenemos miedo a un nino, podemos estar seguros que el pequenito no te va a intentar a estafar o robar, mientras con los adultos es mejor estar alerta.

    • madrexilio
      Junio 13, 2014

      Hola qué tal Deszo, entiendo, es interesante tu punto de vista, gracias por compartirlo.

  • Mamá Merlin
    Septiembre 20, 2013

    ¡Vaya! aprovecha esta amabilidad mientras dure entonces, lo que sucede es que también vienes de un país donde la gente es muy dicharachera y bueno, eso también pega un poco, ese cambio cultural, pero en general, los bebés despiertan en las personas un no se qué, porque son tan chiquititos y cuchis que siempre sientes esa piquiña por hacerles muequitas, tocarlos o llamar su atención. Abrazos

    • madrexilio
      Septiembre 21, 2013

      Sí, es verdad, lo cultural también influye, pero de verdad.. de todos los países en que he vivido este se lleva el premio de la gente grosera y falta de modales.

      Un abrazo para mi querida coterránea 🙂

  • Azul Celeste
    Septiembre 16, 2013

    Algo había comentado por aquí hace 3 horas, pero MiNene metió sus deditos al teclado y me cerró el Interné… ¿qué era lo que te había escrito?
    ¡ah! ya, ya.
    Cuando nos vinimos a vivir a este barrio (que es el de toda la vida de MiEspo, pero estuvo fuera de el durante 7 años) había pocos bebés entre los vecinos. La mayoría de las personas aquí son mayores, y muchos muy mal encarados. Yo notaba desconcertada, como a mí me hacían cara de fuchi en las tienditas y las vecinas, pero a Mija (en aquel entonces de 2-3 años) le lanzaban sonrisitas, saludaban y le hacían fiestas. Es más, había un vecino (qepd) que echaba maldiciones en el porshe de su casa, pasábamos Mija y yo y él le regalaba dulces, le apartaba bolos de las posadas y de fiestas… Y el más notorio, fue un señor de la tiendita renegado como él solo, fuimos compramos unos jugos de botella, donde se le resbaló a Mija y se estrelló en el piso. Mija a llora y llora, yo enojada y apenada y sin dinero, el señor renegado: “no importa mi’jita, yo trapeo, tenga otro, ándele bonita” y yo O.O
    Señoras vecinas renegadas, le han regalado ropa, juguetes, dulces… sin ser su cumple ni nada…

  • beres7
    Julio 26, 2013

    Yo soy de México, y la gente es muy amable, sí, pero el problema es que creo que hay mucha gente egoísta 🙁 sube una mujer con bebé o niño pequeño al autobus, o una persona mayor, y muchas personas se quedan sentadas (incluso si van sentadas en el asiento especial para personas mayores, discapacitados y embarazadas). También, por fortuna, hay personas que sí te dejan el asiento. Lo que me da tristeza es ver adolescentes que se quedan sentados tan tranquilos… ojalá que cambien al madurar.
    Ligado con el post anterior, le tocó una vez a mi papá, iba con mi hijo en el camión (el nene tenía poco más de un año), y una señora le dejó el asiento. Mi papá no quería aceptar, pero la señora insistió. Así que las muestras de cortesía tampoco deberían tener distinción de género 😉

    • madrexilio
      Julio 27, 2013

      Pues sí, eso de dejar el asiento a los hombre que van con niños o que son mayores se ve más de lo que uno se imagina, pero al parecer no lo aceptan porque temen desmeritar su hombría, ¿no? Es cultural, como venimos diciendo… el machismo afecta tanto a las mujeres como a los hombres.

      Un abrazo desde Budapest y espero que nos “veamos” seguido.

  • Loquemeahorro
    Julio 17, 2013

    Te cuento: El otro día fui al médico especialista, aquí es muy normal que cuand estás en la sala de espera, salga la enfermera de vez en cuando, y recoja los volantes que te ha dado el médico de cabecera para mandarte a esa consulta.

    Normalmente sale enfadadísima y hay que correr como un loco para dárselo, que como se te haya olficado o no lo encuentres en el bolso, parece que te van a pegar (pero de verdad de la buena).

    Bueno, pues este día, llegó una chica con una niña de unos 3 años, y en vez de darle la madre el volante a la enfermera, se lo dio a la niña para que se lo diera ella y le dijo a la enfermera “Es que es mi secretaria”

    Bueno, bueno, bueno, a la enfermera se le iluminó la cara y eso que (lógicamente) tardó mucho más en llegar a la puerta para dárselo. Ya no existían las prisas! ya no había problemas porque una niña le había dado un papelito.

    Así que nada, cuando tenga tres años (yo calculo que hasta los 7) puedes ir creando ese efecto por ahí, si tienes a la niña como “tu secretaria” 🙂

    pd. Como ves, he vuelto de vacas

    • madrexilio
      Julio 19, 2013

      Hasta con un comentario me haces reír, es que como tú no ha dos! 🙂

      Bienvenida de tus vacas y a ver cuándo escribes un post contando cómo estuvo eso de descansar 🙂

      Saludos desde Budapest

  • Madre del siglo xxi
    Julio 15, 2013

    Aprovecha todas esas amabilidades! Aquí duran solo los nueve meses de embarazo, al principio me daba verguenza, pero mi hermana me empujaba a aprovecharlo y vaya que me hace falta! Ahora otra vez me toca hacer fila en todos lados y escuchar a sin vergüenas preguntarme que de dónde saqué un bebé rubio con ojos azules ( lo que he escuchado da para varios posts) lol, besos

    • madrexilio
      Julio 16, 2013

      jajaja, la gente tiene cada cosa… la Muñe es idéntica a mí, al menos eso dicen todos, así que eso no me lo han preguntado, pero muchas otras tonterías sí.

      Deberías animarte y contarnos algunas de estas anécdotas 🙂

  • Muriel y Yo (@MurielyYo)
    Julio 15, 2013

    Jajaja qué loco che!!! ¿Encima es hasta casi los 3 años y después vuelven a miss & mister antipatía? Bueno, en América Latina es diferente aunque hay días que subo al colectivo con Muriel en brazos y todos se hacen los dormidos, así que los despierto para pedirles asiento. Igual esto me pasó contadas veces por suerte.
    Que toqueteen a tu bebé sin pedirte permiso me saca, pero también trato de ser diplomática para no herir sentimientos!

    Opino como planeando ser padres, aprovechá mientras dure… cosa rara, nunca escuché algo igual jaja

    Besotes!!!

    • madrexilio
      Julio 15, 2013

      Es que los húnggaros son raros, ¿o debería decir “somos raros”? jejeje.

      Un beso y gracias por pasarte a saludar 🙂

  • planeandoserpadres
    Julio 14, 2013

    ¡Pues aprovéchate de la situación hasta que tu bebé llegue a los 3 años y se acaben las simpatías!

    • madrexilio
      Julio 14, 2013

      ¡Sí, creo que es lo que toca!

      Saludos 🙂

  • pseudoyomisma
    Julio 13, 2013

    ¡Pues aprovecha! Así podrás tener una dosis de amabilidad antes de que la peque crezca y dejen de hacerle caso. Aquí todavía no me he fijado en ese fenómeno, que no voy mucho por la calle. Pero aquí en el camping ven hasta raro que les sonría a los peques que pegan vueltas montados en sus laufrad. Y ni hablemos si por casualidad de acerco (a pesar de que me conocen). Será cuestión del país.

    • madrexilio
      Julio 13, 2013

      Pues eso es lo que toca, aprovechar!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »