Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Mamá, ¡no quiero hacer pupú!

Como muchos otros padres y desde hace ya unos meses, nosotros también nos enfrentamos al difícil reto de ayudar a nuestra hija a hacer del “número dos”. Hemos leído bastante respecto al tema, hemos consultado médicos, homeópatas, yerberas, masajistas y maestras de educación pre-escolar para tratar de conseguir una solución al estreñimiento de nuestra hija. Aunque no hemos logrado erradicar el problema, hemos ido haciendo pequeños avances, comparto con ustedes lo que hemos aprendido en caso de que les sea de ayuda.

Lo primero que hemos hecho es tratar de ubicar la causa del estreñimiento, empezamos por evaluar las posibles causas.

La comida

En el caso de La Muñe hay que reconocer que desde bebé fue siempre un poco estreñida, pero antes de que fuera a la guardería yo podía encargarme de que su alimentación tuviera altas cantidades de fibra y tomara suficiente agua, de manera que nunca estuvo más de 3 días sin evacuar. Desde que va al maternal su alimentación cambió y lamentablemente la comida no es tan rica en fibra, no les dan tantas frutas ni vegetales como yo solía hacerlo y solo les ofrecen líquidos 3 veces al día; si el niño en eso momento no quiere, pues solo hasta la próxima hora de refrigerio le vuleven a ofrecer.  Nostros en casa hacemos todo lo posible por compensar esas deficiencias de fibra en su dieta en la casa; de merienda come un yogurt natural con fruta, comemos solo harinas integrales, le ofrecemos agua constantemente y comemos muy poca azúcar.  A pesar de todos los esfuerzos, no conseguimos mejoría notoria, así que fuimos pacientes, observadores y seguimos a la caza de la razón de por qué La Muñe me dice: Mamá, ¡no quiero hacer pupú!

Alguna anomalía en el aparato digestivo

Llegamos a sospechar que podía tratarse de alguna patología, así que consultamos a su pediatra y nos han confirmado con especialistas que todo le funciona perfectamente normal.

Resistencia a dejar el pañal

Cuando la criatura empezó a ir al maternal estaba ya usando el orinal bastante bien para hacer pipí y una que otra vez había logrado “hacer del dos”, sin embargo cuando empezó en la guardería retrocedió en sus avances y comenzó a usar pañal de nuevo. Hablé de ese tema en su momento aquí. Según lo que hemos leído sobre psicología infantil y desarrollo de los niños, el dejar el pañal es un momento muy importante ya que marca el comienzo de sus responsabilidades sobre una de las necesidades más importantes y básicas en la vida, como es el control de los efínteres.

Algunos psicologos hablan de que para los niños menores de 4 años, el hacer popó en la bacinilla o en el wáter es perder o renunciar a algo muy importante para ellos. La caca puede llegar a representar la única cosa que un niño tan pequeño puede controlar en su vida, así que el decidir no hacer pupú o hacerlo en el pañal es una manera de imponer su voluntad, de no ceder el control a los demás. Aprender a controlar los efínteres y a usar el baño es parte del desarrollo físico y psicológico de todos los niños.

Encontramos el problema

Después de mucho observarla, hemos entendido que La Muñe tuvo alguna experiencia desagradable con el popó, o bien algún niño le hizo burla en la guardería, o alguna maestra le hizo un comentario fuera de lugar, pero más allá de eso, hemos descubierto que si alguna vez las heces no son lo suficientemente blandas, el niño puede asociar defecar con una situación estresante y dolorosa por lo que estará constantemente evitando defecar.

En busca de la solución

Hemos estado haciendo del momento de “hacer del dos” una fiesta, es decir. Le contamos a la abuelita por Skype que fuimos al baño, hemos comprado libros que hablan de ir al baño como algo muy positivo, inlcuso le hemos dejado tomar foto de su caca (ojo, que lo ha pedido ella) porque quería mostrársela a la abuela, y hemos tratado de hacerle ver que hacer pupú es bueno, es natural y no tiene nada malo. Le explicamos que mientras menos se aguante mejor, incluso su papá le inventó un mantra que dice “Hacer pupú es bueno”, eso más sumado a leerle hasta el cansancio un libro genial que les recomiendo muchísimo “Mi bacinica y yo” (lo hay para niña y para niño) y se puede comprar on line. Aquí les comparto la foto de la versión húngara que es el que tenemos nosotros 🙂

billi 2

Me imagino que también se debe conseguir en librerías en el país en donde estés, pero por si las dudas, te paso el link al libro en Amazon Mi Bacinica y Yo (Para Ella) y para los chicos Mi Bacinica y Yo (Para niño)

Y puede que todo esto les parezca una locura pero, el validar el popó en casa, tener libros que hablen del tema y hablar de la necesidad con más apertura le ha ayudado muchísimo a animarse a hacer del baño.

 

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Mamá, ¡no quiero hacer pupú! by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
6 Responses
  • may rovles
    Mayo 25, 2015

    Hola holaaaa!!! Hacía tiempo que no te leía, mi cabeza sigue en otras cosas (lamentablemente). Siempre es un gusto que compartas tus experiencias.

    Con Alex nosotros también batallamos un poco tanto para pipí como popó… hacíamos fiesta, cánticos, llegamos a sentarnos a su lado, nos “sentamos” en la nica, hacíamos juntos para “compartir” la experiencia. La cosa fue que en la guardería les tienen que enseñar desde los 2 años y sinceramente Alex mostraba muchos indicios de que ya no toleraba al 100% el pañal, sin embargo psicológicamente no creo que estuviera del todo preparado, así que aún con ayuda de la guardería, tardamos 6 meses en que se dieran los primeros resultados exitosos.

    Apenas está controlando el no hacer pipí mientras duerme, pero bueno, me parece que eso es un cantar más avanzado jejeje… Lo que sí es que aún cuando ya saben, de pronto por ciertas distracciones o diferentes ambientes puede que sigan sin avisar. Te lo digo porque hace semana y media fuimos a un restaurante y aunque Alex ya avisa, estando en el área de juegos, se quedó sentado y ahí hizo popó. Se le veía la cara de incomodidad y cierto susto, lo calmamos, limpiamos y a seguirle! Mucha suerte Bea!! para mí que tu beba requiere retomar confianza y van por muy buen camino! 😉

    • madrexilio
      Mayo 31, 2015

      ¡Hola May!, siempre tan generosa compartiendo tus experiencias conmigo 🙂 Muchas gracias y me alegra que ya Alex esté tan avanzado.

      • may rovles
        Junio 1, 2015

        Pos ya vez que ni me gusta escribir jajajaja… Además como te he comentado, siempre tiene muchos temas para conversar 😀

        abrazote hasta Budapest!!!

  • Azul Celeste
    Mayo 24, 2015

    No, por el contrario, es lo más natural del mundo, informarse y tratar todos los medios para que nuestros hijos se adapten a hacer en la nica o en el wc.
    En esas ando yo también con MiNene, ya avisaba muy bien de pipí, lo llevaba al baño y ahí hacía. Pero la popó es otro cantar… seguimos en el proceso…
    También he notado que se ha puesto nerviosón y agresivo, entiendo que es un cambio importante para él y tratamos de no presionarle demasiado, aquí sí que no hay de otra más que nosotros, ya que él no va a guardería ni estancia.
    Éxito en este camino amiga, que sigamos avanzando 😀

    • madrexilio
      Mayo 24, 2015

      Qué alegría saber que no soy la única, una cosa es “saberlo” y otra cosa es que te lo cuenten. Mucho éxito para ti también y ya nos contaremos los avances de nuestros chiquitos.

      Un abrazo desde Budapest

  • […] le ha terminado el problema del estreñimiento. En algún momento conté en el blog (aquí) que a la Muñe le dio por negarse a hacer popó. No era un problema físico, aparentemente tenía […]

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »