Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Mi top 10 de atracciones en Budapest

Hace poco les decía que cuando se acerca el verano me preguntan los lectores y también mis amigos qué recomiendo ver de la ciudad. Pienso que cada viajero es distinto, así que no a todos les interesa ver lo mismo, sin embargo hay ciertas cosas que objetivamente pienso que nadie debería dejar de ver o hacer en “La perla del Danubio”, así que les comparto mi top 10 de atracciones en Budapest.

1. El castillo de Buda

Budapest Bastión de los pescadores

Antiguo palacio real, con una ciudadella propia que aunque no es estilo medieval sí está amurallada y conserva la idea de una pequeña ciudad independiente desarrollada en torno al “castillo”. El verano pasado terminaron finalmente de restaurar todas la premicias del lugar, incluyendo las antiguas caballerizas. El Museo Nacional de Arte, el laberinto del castillo, la iglesia de San Matías, El Bastión de los pescadores y el laberinto subterráneo, son algunas de las atracciones que no deberían perderse. Hacer el paseo completo toma medio día, si no entran a todos los museos, clareo está.  Si decides ir al castillo y te apetece probar buena comida húngara en un lugar con estilo moderno, excelente cocina y buen servicio les recomiendo el restaurante 21 (aquí el link no patrocinado), no es económico pero la calidad merece la pena.

2. Subir a la Colina Gellért

A la Colina Gellért se puede subir en plan “quiero hacer ejercicio” porque hay escalinatas y caminerías desde varios puntos de sus faldas, o se puede ir muy cómodamente en el autobús número 27. Personalmente me parece que la vista desde la ciudad en el atardecer y en la noche desde aquí es fabulosa mucho mejor que ir en pleno día, para la vista diurna mejor ver la ciudad desde el Bastión de los pescadores. En el tope de la colina encontrarán “La citadella”, una especie de fortín que sirvió de punto estrátegico para evitar invaciones a la ciudad en diferentes momentos históricos. Hoy en día está abierta al público, no hay mucho que ver en el fuerte en sí, es más bien una gran oportunidad para disfrutar la vista.

3. Panorama desde las orillas de Danubio

Parlamento Budapest

El panorama del Danubio y los imponentes edificios y puentes fueron declarados patrimonio mundial de la humanidad, así que disfrutar de este panorama es un “must” para los viajeros que visitan Budapest. Se puede hacer el recorrido en barco, caminando o con el tranvía número 2. Verán el Parlamento, el Puente de las Cadenas, El castillo, La colina Gellért y todos los edificios y puentes que los rodean. ¡Una belleza! Tip: existen infinidad de barcos que organizan paseos con guías turísticas, también hay barcos que ofrecen cenas bailables y fiestas, por si te interesan este tipo de  programas. No son muy económicos y hay que tener cuidado con la calidad, para más seguridad siempre comparar lo que ofrezacan con lo que se diga en Trip Advisor.

4. Cruzar alguno de los puentes caminando

Budapest. Puente de las Cadenas

Yo recomiendo el Puente de las Cadenas, el de La libertad o el Margarita, que son los más lindos, pero la verdad es que puedes escoger el puente que más te guste. Si hay buen tiempo la experiencia es refresacante con la brisa del Danubio despeinándote y si es invierno pues abrígate bien que se te va meter el frío hasta en los huesos, aunque no hay resfrío que un buen palinka húngaro no te pueda quitar 😉 Mi puente favorito es el de La libertad (el verde).

5. Visitar la plaza de Los Héroes

Budapest. La Plaza de los héroes

La manera más sencilla y divertida de llegar es tomar el metro 1, que fue el primero de la ciudad y parece de jugueteLa plaza de los héroes es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, rodeada por bellísimos y muy bien mantenidos museos (merece la pena visitarlos si eres museo-fan). A pocos metros te encontrarás en el “Varosliget” que es como por así decirlo el “Central Park” de Budapest, puedes visitar los jardines gratuitamente, pero para entrar al zoológico hay que pagar entrada. Mi opinión del Zoo de Budapest aquí. Los famosos Baños Termales Széchenyi también se encuentran en este mismo periplo, así como el famoso restaurante Gundel (link no patrocinado aquí), donde tal vez por precio y dress code no sea muy conveniente almorzar cuando se viene en plan de caminar toda la ciudad, pero  es muy buena idea tomar el brunch si justo veines un domingo a los baños termales o a los museos, o decides parar por un café a media tarde con una deliciosa “palacsinta gundel” (una crepe con nueces, chocolate y naranja).  Les aseguro que no hay mejor palacsinta gundel que la original, la nacida en este lugar.

6. Ir a algún spa o baño termal

298796111121044506__budapest_szechenyi_furdo_dre3

Hungría no tiene petróleo, ni gas ni grandes riquezas minerales, es verdad, pero tiene abundante agua y una enorme variedad de agua mineralizada de forma natural con propiedades curativas. Es un país estupendo para hacer turismo de relajación, curación. Además de las fabulosas aguas termales y no termales, hay profesionales del cuidado de la piel, masajistas, reflexólgos y quiroprácticos que te dejarán como nuevo a precios más que razonables. ¿Así que por qué no aprovechar la cultura del spa a precios muy accesibles? Les confieso que no sé cómo me quitaré la costumbre del masaje y del “remojo termal” si alguna vez de Budapest. Hay varios spas en la ciudad, quizá no están todos muy modernizados porque los privados están casi todos en las afueras no dentro de la ciudad. Sin embargo, si no esperan ver el lujo de los spas americanos o ingleses, entonces anímate a probar el del famoso Hotel Gellért, Széchenyi Fürdő, Lukács Fürdő. Si eres un “party animal” y vienes en verano no dejes de probar ir a alguna de las fiestas que organizan en las psicinas de los baños…. una verdadera locura, les paso el link no patrocinado para fiestas de verano 2015

7. La Basílica de San Esteban

Budapest Basílica de San Esteban

Una de las basílicas más imponentes y hermosas que puedas ver en tu vida. Vale la pena ir a verla, pagar el ticket y subir hasta la cúpula (abierta de mayo a octubre), la vista de la ciudad es una belleza. Los alrededores de la basílica están llenos de buenos restaurantes, cafés y bares no solo con ambiente sino con muy buena comida. No dejen de ir a la heladería justo en frente (a la derecha si estás parado viendo la entrada de la basílca), donde los helados tienen forma de rosas.

8. Caminar por la avenida Andrássy y entrar a ver el edificio de la Ópera.

La Andrássy Út es una réplica de cómo se era Champs-Élysées a fianles del siglo XIX, aunque no es tan imponente como la avenida parisina, ni termnia con un Arc de Triomphe, vale la pena caminarla. Es una de las zonas más costosas para ir de compras, cenar o vivir en Budapest. Si decides pasearte en ella y contemplar sus majestuosos edificios, es obligatorio que entres a la Ópera y aunque sea veas un poco de la antesala. Hay visitas guiadas y a partir de septiembre se pueden sacar boletos para disfrutar de los espectáculos.

9. Usar las 4 líneas del metro

Budapest no es una ciudad muy grande y solo tiene 2 millones de habitantes, así que con 4 líneas de metro está muy bien servida. Lo interesante es que cada una de ellas ha sido hecha o en diferentes periódos históricos y a mí en lo personal me parece que conocer las cuatro es como hacer posible el sueño de viajar en el tiempo. La línea 1 (amarilla) fue construida en el siglo XIX, La línea 2 y 3 en el siglo XX, aunque la 3 recuerda a la era comunista y la 2 al cambio del regimen. Y finalmente la 4 terminada en 2014 que es indiscutiblemente un metro del siglo XXI, moderno y con un aire a la línea Jubilee de Londres.

Budapest-metro-map

Tip: no compren pasajes sueltos porque sale muy caro, mejor comprar un abono por 72 horas, dos semanas, etc. Hay algunos paquetes que incluyen un pase a baño termal o entrada a un museo. Se pueden comprar en las taquillas del metro o en las oficinas oficiales de información turística. Hay dos oficinas de información turística muy modernas y grandes en la estación de metro Deák Ferenc Tér y otra en la estación de metro de Kéleti Palyaudvar.

10. Disfrutar la gastronomía, los vinos y la fiesta

Mi marido y yo somos foodies totales, nos pasamos la vida explorando restaurantes, los que tiene estrellas y los que no, y en general puedo decirles que quien come mal en Budapest es porque tuvo una suerte terrible o no leyó los review de Tripadvisor ni Foursquares. Aquí se puede desayunar como si fueras de la realeza, se puede almorzar ligero o fuerte, te puedes dar el gusto de tu vida en cenas de 6 platos (o más si te da el bolsillo y el estómago). La pastelería es para morirse de gusto. Y la variedad de vinos locales (aunque no estén todos entre los mejores del mundo) es para darse gusto, para pagar un menú de pura degustación o para tomarte solo una copa. Ya en otro post desarrollaré un poco más este tema de los vinos, pero de momento les recomiendo (no patrocinados) un par de lugares donde cenar o tomar una copilla.

Zona  sin duda uno de los mejores restaurantes de la ciudad, hemos ido 3 veces en los últimos 18 meses, es una experiencia sensorial de las que se atesoran para toda la vida. El chef es un encanto, es húngaro y tiene influencia de la cocina vasca y japonesa porque estudió y trabajó en esos países sus primeros años de carrera.  La carta de los vinos es extraordinaria, el somelier hace recomendaciones muy atinadas. Hay que reservar mesa con bastante anticipación.

Olimpia como el website no tiene opción en inglés, les cuento que la magia de este lugar es que puedes escoger una cena de 4, 6, 7 platos, te dicen qué vas comer pero no te describen el plato exactamente. Por ejemplo: los cuatro platos tendrán: pato, espárragos, chocolate blanco, salmón ahumado. Entonces no sabes si te va a tocar un entremés de slamón ahumado o una sopa de espárragos de primero, o una pierna o pechuga de pato de segundo. Se los recomiendo, es muy de público local, no es demasiado costoso y vale la pena la experiencia. Reservar mesa unos días antes es obligatorio y solo se puede por teléfono.

Bécsiszelet este es un clásico, a ver es como ir a la casa de la abuela o de la mamá de alguien a comerse la comida típica de domingo. Lo mejor de aquí son las milanesas empanizadas (las hay de cerdo, de ternera, pavo o pollo), esto con papas fritas y una ensalada de pepinos es lo más húngaro que se pueden comer. Los precios son sumamente razonables, el servicio es amable y recomendaría ir para almorzar. No hace falta reservar, el website está en húngaro pero con que cogan la dirección es suficientes, tienes varias sucursales y todas quedan en lugares de fácil acceso.

Szamos   una de las mejores pastelerías de la ciudad, tiene varias sucursales, la página web está en inglés también. Aunque la pastelería se hizo famosa por sus marcipán, cualquiera de las tortas que pidas será deliciosa. La pastelería austro-húngara es una de las mejores del mundo, si no tienes problemas de azúcar ni de glutén es obligatorio comerse un dulce en una de estas pastelerías.

Divino un bar con puros vinos húngaros. Es una pasada, tienen siempre buena música y un menú muy sencillos con cosicas para picar (tapas y antipastos). Se puede pedir el vino por dl. o por botella. Recomiendo que pidan degustar del tipo que más les gusten. Los vinos de Hungría son mejor apreciados en los blancos que en los tintos, pero yo que soy más del tinto les recomiendo probar el Takler Cuveé Reserva o cualquiera que les recomienden en el bar. Hay dos sucursales en Budapest, una en frente de la Basílica (al lado de la heladería que les dije antes) y otra en una zona llena de bares y restaurantes llamada Gozsdu Udvar.

Me despido con cariño desde Budapest. ¡Qué te diviertas! Y si ya estuviste por aquí y crees que me olvidé de algo importante, por favor ¡dílo! 🙂

 

 

 

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Mi top 10 de atracciones en Budapest by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
10 Responses
  • remorada
    Junio 5, 2015

    QUÉ PASADA!!! Cada vez tengo más y más ganas de ir! *__*

    • madrexilio
      Junio 8, 2015

      Pues a venir a visitar pronto 🙂 ¡Te va a encantar!

  • Planeando ser padres
    Junio 3, 2015

    Oye llego con mucho retraso al post, pero además de ver el cambio que le has dado al blog ¡me han encantado todos los lugares escogidos! Y esos baños termales son enormes. Hace dos veranos estuvimos tentados de ir por esa zona, pero estaba embarazada, mi marido desconfiaba de salir al extranjero y nos quedamos en España. ¡Mira todo lo que me perdí!

    • madrexilio
      Junio 4, 2015

      Nunca es tarde para conocer un nuevo lugar, así que el día que vengas te gustará, ¡eso tenlo por seguro!

  • Dolega
    Junio 1, 2015

    ¡¡¡¡Queda todo anotadooooo!!!!!
    Besazo

    • madrexilio
      Junio 4, 2015

      🙂

  • Cómo me ha gustado!!
    Y sí, ratifico todos los puntos, aunque yo hubiese puesto los Bańos de Schényi como numero UNO! Porque no creo que haya otra ciudad en el mundo con tales piscinas, aguas termales, diversión, precios, historia y cultura.
    Y lo de las pastelerías, efectivamente, de las mejores del mundo, las prefieros incluso a las vienesas.
    Me falta Normafa! Uy la de veces que habremos subido, a hacer senderismo y luego tomarnos unos rétes o unos palachinkas en una cafetería tapados con mantas a la aire libre.
    Vaya, ahora de nuevo, lo echo tanto de menos, es que hay tanto que hacer y ver en Budapest!

    • madrexilio
      Mayo 31, 2015

      ¡Muchas gracias Gemma! Norma Fa no lo puse porque no lo considero un “must”, es verdad que los amante de los paseos en la naturaleza quedan muy contentos y para paseos con chicos es una buena idea porque además ahí hay muchos parques de aventura con laberintos y cosas para treparse. A ver si saco un post con paseos para niños en Budapest.

  • Mamá en Bulgaria
    Mayo 31, 2015

    He estado en todos esos sitios! menos en los baños termales, porque no llevabamos bañador jaja, pero en Bulgaria también hay.
    El castillo de Buda es espectacular, creo que es lo que más me gustó, y las fotos ahí son una pasada.

    • madrexilio
      Mayo 31, 2015

      Yo nunca he estado en Bulgaria, estaría bueno que pudiera ir alguna vez 🙂 ¡te pediré consejo!
      Un abrazo desde Budapest

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »