Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Navidad y los conflictos familiares

La Navidad puede sacar lo mejor y lo peor de nosotros mismos, pero todo depende de cómo la llevemos. Cuando era niña y se acercaba diciembre tenía siempre emociones encontradas, estaba alegre porque el resto de la gente parecía estarlo, estaba ansiosa porque habría vacaciones, porque tal vez recibiría los regalos que había pedio y estaba también nerviosa porque sabía que aunque era la época más esperada del año, era también la más propicia para que se desaten querellas familiares. Ahora que ha corrido mucha agua bajo los puentes y tengo mi propia familia, quiero hacer las cosas distintas, hago lo posible porque me hija tenga recuerdos positivos de la Navidad y para eso es necesario romper con los patrones negativos que podemos traer almacenados en el inconciente, poner voluntad y mucha buena intención.

Mientras más vieja me hago, quiero decir más “sabia”, no más arrugada 😉 más me hago consciente de que no es mi familia la única que asocia la Navidad a los conflictos. Este problema es mucho más común de lo que puede pensarse, pero en general todavía hay cierto pudor a decirlo en voz alta. La verdad, no es la Navidad la culpable, ni son los cumpleaños, ni las bodas, ni la Noche Vieja, ni ninguno de los eventos familiares. La causa de los conflictos somos nosotros y nada más.

¿Cómo? Pues eso, que no es la Navidad la que trae el conflicto, es quizá más bien el cóctel malévolo que resulta del estrés por cumplir las expectativas sociales/familiares de las fiestas decembrinas, más todas las emociones negativas acumuladas y no expresadas en meses o incluso en años, lo que hace que muchas veces la gente ya con dos copas encima explote en una discusión absurda que aparentemente va de política, de gustos musicales o de fútbol. ¡A qué les ha pasado!, y si no, seguramente lo han visto.

¿Por qué mucha gente asocia la Navidad con los conflictos familiares? En mi opinión, que no soy piscóloga, pero -por fortuna o por desgracia- tengo  una larga experiencia manejando y resolviendo conflictos familiares, pienso que los conflictos familiares pueden manejarse de un una manera más sana si no tratamos de resolver nuestras diferencias en fechas tan sonadas. Es decir, si reconocemos que hay algo que nos molesta sobremanera o nos duele, no dejemos que esa emoción nos controle, detengamos el estallido emocional, hagamos una nota mental para decantar esas emociones y hablar con la persona que nos hace sentir de esa manera en otro momento. Un momento en que estemos solo con él o ella, un  momento en que no celebremos nada. Abordar emociones negativas cuando se espera que celebremos una fecha importante no es una buena estrategia, la otra persona puede sentir que estamos saboteando su momento feliz, por eso es mejor dejar las aclaraciones para después.

Navidad y los conflictos familiares

También es cierto que hay familiares que siempre escogen Navidad como el momento de buscar problemas, también hay otros que suelen etresarse o deprimirse en estas fiestas. Esas variables no las podemos controlar completamente, es verdad. Así que les comparto algunas cosas que pienso que podemos evitar hacer en Navidad para pasar las fiestas lo más a gusto posible:

  • Si decidimos invitar o visitar a esos familiares que suelen generar peleas, conflictos o suelen estar deprimidos en Navidad seamos realistas: esta vez no va a ser diferente, esa persona hará lo que siempre hace, pero nosotros al no darle pie a sus quejas o provocaciones podemos vivirlo de manera distinta. No nos engachemos y pasemos el menor tiempo posible con quienes no nos hacen sentir bien.
  • No querer hacer más de lo que se puede. Por ejemplo: en lugar de pasarse dos días y tres noches cocinando porque viene la familia, angustiados para que todo sea perfecto, pídamos que cada quien lleve algo a la fiesta y así los anfitriones no viven las fechas con tanto estrés. Además es bonito porque cada quien contribuye con algo.
  • Tratemos de dejar los problemas y desacuerdos que existen entre nosotros y alguno(s) familiar(es) para ser tratados en otra oportunidad. No nos enfrasquemos en discusiones absurdas y evitemos que caer en provocaciones. Las peleas son necesarias si es que tienen un fin constructivo, es verdad, pero dejémoslas para después, a los niños les sienta muy mal ver a los mayores gritarse o decirse improperios.
  • Recordemos que la Navidad, es decir la idea de la fiesta en sí, es celebrar el nacimiento de Jesús. Pero aunque no seamos religiosos, podemos celebrar no sólo los regalos y el reunirse en familia, sino avivar el espíritu de esperanza, hacer gala de la buena voluntad y de la alegría que representa el nacimiento de una nueva vida.

Tratemos que esta Navidad sea la más bonita que hemos tenido. Si estamos pasando por un momento difícil, tratemos de que estas fiestas nos contagien con la esperanza de que la vida vale la pena, todos los dolores pasan, todos los problemas tienen una solución y la mejor solución para lo que no podemos cambiar es aceptarlo tal cual es, por muy difícil que sea. La paz está en cada uno de nosotros, solo tenemos que encontrar el camino interno, ese camino que todos podemos recorrer hasta nuestro niño interior, ese que se emociona con las luces del árbol, con el pesebre, con los Reyes Magos y con la alegría de los demás.

¡Queda innaugurada la temporada decembrina oficialmente en este blog! 

Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Navidad y los conflictos familiares by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
15 Responses
  • Rosario Vasquez
    Diciembre 7, 2014

    Todo se eleva al cuadrado cuando, además, estamos lejos y es la Navidad el momento del reencuentro. .. Por eso escribí este post, sobre reencuentro familiar después de emigrar. http://contratransferencia.com/2014/12/05/reencuentro-familiar-despues-de-emigrar-volver-a-casa-por-navidad/#more-1212
    Lo bueno es que podemos hacer de nuestros encuentros lo que queremos cuando realmente nos tomamos el tiempo de plantearnos las cosas con madurez…
    abrazos!

    • madrexilio
      Diciembre 10, 2014

      Gracias por compartirlo.

  • Planeando ser padres
    Diciembre 5, 2014

    Mi familia está toda desperdigada por España y no solemos juntarnos en navidad. Así es que es con la familia del papá de mi bichilla con quien nos hemos reunido hasta ahora. Pero a raíz del nacimiento de la niña se ha enrarecido el ambiente, hasta el punto de que esta año vamos a huir de Barcelona para irnos a Madrid, donde dormiremos en un hotel con mi padre y con suerte podremos visitar algún día a mi hermano que vive por la zona. Vamos a pasarlas fiestas fuera de casa por primera vez en la vida ¡a ver qué tal resulta el cambio!

    • madrexilio
      Diciembre 6, 2014

      Ohhh eso suena a una verdadera aventura 🙂 Me gusta, suena muy bien. Los cambios siempre traen cosas buenas. Gracias por compartir tu experiencia, que así hay mucha gente, aunque a nadie le guste hablar de ello 😉

  • Madre Solo Hay Una
    Diciembre 3, 2014

    Ay Bea, es cierto. Es más común de lo que parece. Alguna vez me consideré el Grinch, pero no por decisión propia, sino más bien por experiencias familiares nada agradables… Con decirte que en una Navidad, con mi mamá nos fuimos al cine porque no queríamos pasarla con su familia. Sí, es triste decirlo pero yo perdí mi espíritu navideño desde muy chica. Tal vez desde que tenía 10 u 11 años. Ahora que he formado mi propia familia me pasa como a ti: quiero que la Navidad signifique solo alegría y que mis hijos tengan los mejores recuerdos de estas fechas cuando sean grandes. Mi esposo, por ejemplo, sí es de los que tiene esos lindos recuerdos; siempre le encantó la Navidad y cuando éramos novios, no entendía por qué a mí ni chus ni mus… incluso cuando nos casamos, no entendía por qué no tenía el mínimo interés en el mes de diciembre ni en comprar un adorno para la casa… Ahora tengo un árbol gigante! y me la paso cantando y bailando “El burrito sabanero” con mi hijo! Mira cómo la maternidad nos cambia… y para bien 🙂

    • madrexilio
      Diciembre 6, 2014

      ¡Pues en eso nos parecemos bastante! Yo desde que me casé con el padre de la criatura, veo la Navidad distinta 🙂 Y también hago como tú: lo imposible por construir recuerdos lindos para mi hija.
      P.D: me morí de risa imaginarte cantando el burrito sabanero, jajaja. ¡Qué bien!

  • Marta
    Diciembre 3, 2014

    En mi casa, depende de quién sea los invitados, dónde se celebre, etc… Pero en principio son fechas especiales, que nos gusta compartir y sobre todo, ahora con las niñas, es emocionante.

    • madrexilio
      Diciembre 6, 2014

      A nosotros también nos gusta pasarlo tranquilos y con buena compañía. Es bonito cuando todo el mundo contribuye a tener una Noche de Paz, Noche de Amor… 🙂

  • may rovles
    Diciembre 2, 2014

    hiii!! me encantó tu entrada, muy positiva y llena de buenos deseos, de paz y consciencia. Yo he tenido navidades de todas, buenas, agridulces y no tan buenas, aunque siempre procuro sentirme bien, pasear, cantar y si hay que cenar, pues hagámoslo jeje… me emociona mucho esta época y en general trato de no estresarme, nunca he entendido por qué a mi madre le desesperaba llegar rete temprano a casa de mi abue, dado que allá había otras 5 chicas para apoyar en la cocina. Recuerdo cómo le desesperaba que lleváramos nuestras calmas mientras nos quería ver correr como ardillitas. Viejos tiempos 😀

    • madrexilio
      Diciembre 3, 2014

      Al mal tiempo, buena cara. Creo que todo depende de cómo se mire y de la actitud con la que nos enfrentemos a los problemas. Todo tiene solución en esta vida. Saludos amiguita y felices fiestas 🙂

      • may rovles
        Diciembre 8, 2014

        Así es!!! a descansar y sonreír 😀

        mis mejores deseos y también felices fiestas, bendiciones!!!

  • remorada
    Diciembre 1, 2014

    Para mí Navidad siempre ha sido sinónimo de felicidad, aquí ya menos porque es cuando más echo de menos a mi familia. Igual intentamos pasarlo lo mejor posible y optamos por seguir las costumbres de quienes nos invitan (el 24 mi hermana y el 25 mi suegra) y el 26 nos quedamos los dos solitos inventando nuestras propias tradiciones <3

    • madrexilio
      Diciembre 3, 2014

      Me alegra mucho 🙂 Que disfrutes las fiestas dicembrinas!!

  • nuria
    Diciembre 1, 2014

    Sabias palabras, Bea!! Me aplicaré el cuento! 🙂

    • madrexilio
      Diciembre 3, 2014

      Me alegra que te haya gustado Nuria 🙂

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »