Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Niños que pegan a tus hijos

Estoy segura de que tod@s o casi tod@s los padres han pasado por la situación que pasé hoy. Sin embargo, debo decir que yo, hasta hoy, era una total novata en eso de lidiar con que hay otros niños que pegan a tus hijos. Como ya les he contado otras veces, vamos dos veces por semana a un grupo de juegos en inglés que se hace gratuitamente mi comunidad. El grupo de los viernes se reúne en la biblioteca local en el espacio de juegos y libros infantiles, de modo que suele haber otras criaturas que sin ser parte del “English Club” están también ahí jugando, viendo libros, haciendo amigos o dibujando.

La Muñe, aunque tiene sólo 15 meses, es de la idea de que ella que ya es mayor, siempre está dirigiendo a los más pequeños en excursiones a las escaleras, ascensores, la puerta de salida y cuanto lugar sea peligroso o prohibido. Como es de esperarse, a mí, que soy su madre, me toca canalizarle los impulsos “marcopólicos y napoleónicos” de su carácter y tratar de convertir su enérgica personalidad de niña curiosa, entrépida y autoritaria en material para actividades más productivas, tanto para ella, como para los pequeños, que por alguna razón que no comprendo, deciden seguirla en sus peligrosísimas expediciones.

Generalmente, logro inventarme alguna cosa para que cantar y jugar en grupo (ya saben la paciencia que tienen los infantes…jajaja) les parezca una cosa fascinante. Hoy, que me tocaba a mí dirigir las actividades, les confieso que he fallado. Había muchos niños, más de lo normal y de edades muy diferentes, así que ya no sólo teníamos una “Napoleona”, ni un sólo “Marcopolo”, eran muchos de ellos. Esta mañana el salón de juegos parecía más bien un tablero de Risk con todos los equipos a punto de invadir el territorio enemigo, pocos eran los aliados y muchas las ganas de pelearse.

El primer herido fue un niño de unos 10 meses atacado a traición por otro niño de 18 meses, el arma: un carrito deportivo rojo. Luego una cría de 20 meses trató de trepar a una de las mesas de la estancia y al enredarse su vestido en la silla,  se depeñó silla abajo y se quedó llorando en el piso (hay una alfombra mullida y no se cayó desde muy alto) hasta que su madre llegó al rescate. Luego dos niñas pelearon por una muñeca, la jalaron tan fuerte que la pobre quedó desmebrada, imagen que por cierto, aterrorizó a los más pequeños.

Artist Feiertag Vintage Postcard Children Playing Soldiers Attack

Artist Feiertag Vintage Postcard Children Playing Soldiers Attack

Fue entonces cuando en medio de este caos de llantos y enfados, La Muñe decidió que aprovecharía la confusión para organizar una expedición a lo desconocido atravesando las montañas de libros, ignorando los miembros esparcidos de la muñeca torturada y evadiendo mis ruegos: ¡Hija, no hemos terminado de recoger los juguetes, por favor regresa y después vamos a subir las escaleras! Pero era inútil, mis palabras se las llevaba el viento y mi hija avanzaba implacalable con su ejército (3 niños) tras ella. De pronto, se encontró con otra “napoleónica generala” que decidió cerrarle el paso y arriconarla hacia los estantes de libros en lenguas extranjeras -aquí, aunque mi corazón dio un salto, me dije: “Tranquila, los niños deben aprender a mediar conflictos ellos solos”-. Tan pronto me dije esa frase, la niña enemiga tomó a mi hija por los dos hombros y la azotó contra los estantes, una y otra vez.

Mi instinto de madre tigre tomó el control total de mí y me hizo saltar a donde estaban los niños, por razones de ubicación en el espacio estaba más cerca “la otra niña” que de la mía, así que le cogí las dos manos para poder librar a mi hija de sus garras. Cargué a mi bebé que lloraba aterrada y se abrazaba a mí mientras nos alejabamos de la escena. Como era de esperarse la pequeña “Napoleona” comenzó a llorar segundos más tarde como si alguien la hubiera lastimado, su madre (que estaba en el salón contiguo leyendo plácidamente) apareció endemoniada y tras escuchar el falso testimonio de su otra hija -la hermana de la agresora-, fue hasta a donde estábamos para decirme lo mala madre que soy por dejar que mi hija le pegara a la suya, que era tan tierna e indefensa.  Y yo, que jamás había tenido que lidiar con ver a mi hija aventada contra los anaqueles de metal de una biblioteca pública por una niña 10 cm más alta que ella, no supe comportarme con glamour ni con entereza… y le dije a la madre muy alto y fuerte (en español para más señas y sin pensar que probablemente no iba a entenderme) “Que se podía ir derechito a la chingada, que si vamos a hablar de malas madres, para mala madre ella que deja a sus hijas de su cuenta mientras se relaja leyendo lejos de ellas”.

¿Les ha pasado algo similar? ¿Les han llamado malas madres siendo sus hijos inocentes? 

8 años en Budapest

Con la llegada de septiembre me doy cuenta de que ya son 8 años en Budapest. Han pasado ...

Learn more
Un abrazo desde Budapest
Creative Commons License
Niños que pegan a tus hijos by madrexilio is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional
Based on a work at http://mamaexpatriada.com
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mamaexpatriada.com
share
23 Responses
  • Mamá en Bulgaria
    febrero 14, 2014

    Yo pasé por algo parecido con la mayor y sólo diré que es la única vez en mi vida que he tenido tantas ganas de hacerle mucho daño a un niño.. Obviamente no lo hice, pero le pegué una buena bronca, también en español porque es el idioma que me sale cuando me enfado. Así desahogué mi furia y conseguí no pegarle a ese niño desconocido, pero el instinto de leonas que tenemos las madres para proteger a nuestros cachorros es muy fuerte..

  • newlymami
    febrero 12, 2014

    Cómo me has hecho reir con este post amiga!! qué barbaro tu speech en español seguro esa mamá no te entendió ni J pero oye tú le dijiste lo que pensabas. Me he sentido muy identificada, las reuniones en las bibliotecas son de miedo. Te encuentras de todo. Aunque a mi me ha tocado fuera de la biblioteca lidiar con niños más mayores que el piratilla y como aún no tengo mucha confianza solo les digo “Be careful baby” pero el día que lo estampen a saber como reacciono con la comunidad nativa… Un besazo!!

    • madrexilio
      febrero 13, 2014

      Sabes que creo que reaccioné en español porque instintivamente sabía que si decía algo en húngaro me iba a meter en líos, por otra parte, en estos casos es normal que te salte el instinto más básico que, me imagino yo, viene ligado a tu lengua materna. Otro beso para ti 🙂

  • Madre Solo Hay Una
    febrero 12, 2014

    Uy amiga, me pasó algo parecido y lo conté con la R de rencillas en el AZ. Si quieres, pásate y léelo: http://madresolohayuna.com/la-maternidad-de-la-a-a-la-z-r-de-rencillas/ También fue la primera vez que me veía en una situación así y seguramente hubiera respondido como tú, pero esa madre me dio tanto miedo (pensé que me iba a pegar) que salí corriendo del parque, escapé. Por cierto, una vez leí que no es recomendable dejar que los niños arreglen sus conflictos solos y que es mejor intervenir y sacarlos del conflicto: http://www.psicologiaycrianza.com/2013/06/cuando-otro-nino-pega-tu-hijo.html
    Y te cuento además que en estas vacaciones, ese no fue el único conflicto en el que nos vimos metidos. Porque empezamos a ir al club y mi niño empezó a interactuar por primera vez de forma habitual con otros niños que no eran sus primos, y que no estaban con sus mamás sino con las niñeras. Y aquí viene la segunda parte de la historia que no he contado aún en mi blog, pero te la cuento: luego de que un niño le tirara la puerta del castillo en la cara a mi niño (esos castillos de plástico en donde se meten a jugar) y obviamente lo asustara (vino llorando hacia mí), mi niño, cada vez que veía que otro niño se acercaba al castillo, intentaba detenerlo y… peor aún darle un manotazo! 🙁 Ni te imaginas las veces que tuve salir corriendo a impedir que manoteara a algún niño y llevármelo del lugar, muerta de la vergüenza. Y luego me preguntaba: qué pasó con mi niño? tan amigable que era… y claro, fue que al verse atacado y al sentir que era vulnerable, atacaba primero. Y claro, tampoco quería prestar los juguetes de la sala de juegos (juguetes que no eran de él por cierto, sino para uso de todos los niños).
    En fin, entre mi esposo y yo no paramos de hablarle luego de esos episodios, y yo la verdad hasta tenía miedo de qué podía ocurrir aquí en casa con otros niños. Pero la buena noticia es que ayer nos encontramos con un vecinito y jugaron sin problema alguno. Le prestó su triciclo y luego en nuestra casa, le prestó sus juguetes. He respirado aliviada.
    Uf qué comentario tan largo! Es que este tema es todo un tema!!! Y una no lo quiere afrontar, pero a medida que van creciendo, no tenemos mayor alternativa.
    Te mando un beso a ti y a la Muñe. Y muy bien que la hayas defendido!!!

    • madrexilio
      febrero 13, 2014

      Muchas gracias por este súper comentario 🙂 Te agradezco mucho tu opinión. Te dejé una visita en tu post recomendado. Un beso y gracias por pasar 🙂

  • Diana
    febrero 12, 2014

    Uffff no puedo conso, esas madres que se sientan en el parque, sin mirar a sus hijos y que si luego pasa algo, siempre culpq a los demás….
    O esas que no ven como son sus hijos de verdad y acusan a tuyo de barbaridades…..
    Tuve una bronca enorme hace dos años con una madre loca del cole de mi mayor

    • madrexilio
      febrero 13, 2014

      Creo que esta parte de la maternidad representa un reto enorme, al menos en mi caso. Espero que en un tiempo desarrolle mejor mis habilidades de mediadora de conflictos, sin meterme en broncas con las madres de los críos.

  • Mamá Merlin
    febrero 10, 2014

    Vaya relato!! la verdad que a mi no me ha tocado, no sé como será la vida de mi Copi dentro del maternal, pero estando con él no me ha pasado nada así… yo no sé como reaccionaría ante una madre así como la que se te enfrentó a ti, la verdad, gracias por contar tu experiencia, así muchas madres no nos sentimos solas en esto. Abrazos calurosos!!

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      Me alegra que el relato de mi “desagradable episodio” pueda servir de algo. La verdad, es que la próxima vez no reaccionaré así. Me tomó por sorpresa la situación, normalmente vamos a grupos de juegos pero no me había tocado tener que lidiar con tamaños conflictos 🙁

      Un abrazo invernal 😀

  • may rovles
    febrero 8, 2014

    Nunca me ha pasado, sin embargo en guardería ya me han dado reportes de que mi niño al ser de los más altos para su edad, gusta de jalar a otros niños hacia atrás. La cosa es que en casa es el único y no tenemos otro niño pequeño en la familia para tomar como referente u observar cuándo y por qué lo hace. Mientras tanto la directora nos indicó que evitáramos cualquier juego rudo o que involucre maromas o jalones (lo cual puso triste a mi morido jeje)

    Un día llegó con una marca de mordida, que para ser en la noche y no haberse borrado seguro que fue muy fuerte y me dolió mucho el pensar por lo que pasó mi niño 🙁 según me dicen son las desventajas de una guardería…

    Por otra parte, el hecho de que Alex se vea y sienta grande es que ve correr a los niños mayores y piensa que juegan con él, se emociona pero luego nota que se alejan y no lo incluyen, y raramente con los de su edad es bastante reservado. Imagino que no tiene los mismo intereses, es algo frustrante!! :s

    Cuando viva una situación parecida a la tuya te platicaré cómo corrí y eliminé todo jajajajaja (espero y no.)

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      Ayy me da un poco de tristeza pensar que lo han mordido 🙁 Ya pronto me tocará a mí (no quiero ni pensarlo) vivir las primeras experiencias de la guardería. Estoy tan apegada a mi hija, que se me rompe el corazón de pensar en que no la veré ni la mitad del tiempo que la veo ahora.

  • Planeando ser padres
    febrero 8, 2014

    ¡Uy cómo se me va a complicar esto de la maternidad para el año que viene! Oye es que hay señoronas muy pasotas y encima con el dedito acusador muy ligero. Encima a mí este tipo de situaciones me producen más pena que rabia, con lo cual igual me pongo a llorar como una tonta y al final nos calientan tanto a la bichilla como a mí…

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      He visto a madres que reaccionas como tú dices, se ponen a llorar 🙁 A mí se me sube la sangre a la cabeza y no puedo pensar con claridad, entre lo de querer proteger a mi hija y la impotencia ante la injusticia de la situación… ya ves… no actué de la mejor manera posible. La próxima será mejor 🙂

  • Mami Katabum
    febrero 8, 2014

    Como dices todas hemos estado por ahí. Yo también creo que los niños tienen que aprender a caer y levantarse. Tienen que aprender a resolver conflictos, pero cuando una de las partes no está en la misma sintonía que tu como padre es complicado.

    Yo también dejo que mis hijos resuelvan solos, pero si los padres del otro niño no están vigilando (y cualquier cosa puede pasar) es mejor evitar.

    Para evitar problema yo soy de las que agarra a sus monkeys y se va, pero ya me a pasado que alguna madre histérica viene con el reclamo y al igual que tu, llegó a furia absoluta y les digo cosas en español.
    Lo que dice Oli, es cierto. Mandarlas a ese pueblito a veces es buena idea.

    Besote y beso a la muñe!

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      Sí, esto de los conflictos entre niños y luego entre los padres de los niños puede ser muy desagradable 🙁
      Siempre hay una primera vez, espero que de ahora en adelante, vaya desarrollando mis técnicas de manejo de conflicto más eficientemente jejeje 🙂

      • Mami Katabum
        febrero 13, 2014

        A cada momento lo suyo. Quizá no tan eficiente pero si muy natural.

  • Azul Celeste
    febrero 7, 2014

    ¡Qué se vaya a la…. típico-pueblito-mexicano-al-centro-sur con sus dos habitantes! ¡shingau!…

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      Jajajaja, tu comentario me hizo sentir en una película de esas chinas que pasan a las 3 de la mañana con muchas peleas y escenas en slow-motion 😀 jajaja, me he reído sola.

      • Azul Celeste
        febrero 11, 2014

        JAJAJA! Oye me enojé mucho! dije: luego vuelvo a dejarle un comentario como Dios manda… y nada 🙁

  • madredelsigloxxi
    febrero 7, 2014

    ay amiga, que mala situación…Yo aun no he pasado por eso, mi hijo tiene el carácter de su padre, cuando ve un conflicto se aleja, sin mas ni menos. Y si le cogen sus juguetes pues el los busca, grita un poco, pero hasta el momento nadie le ha levantado las manos..y cuando lo hagan, que Dios me ilumine porque no se lo que seria capaz de hacer…. Besos

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      La Muñe ha sacado el carácter un poco más a mí, mi marido, como el tuyo, también es de evadir conflictos. A ver cómo va domando la fiericilla 🙂

  • Lauraenparis
    febrero 7, 2014

    Si ! Muchas veces.
    Yo a partir de una cierta edad (3 o 4 años) intento no meterme porque como dices los niños se arreglan entre ellos.

    Pero cuando hay una diferencia de edad (o de corpulencia) pronunciada, me pongo alerta para evitar males mayores. Y entiendo que las mamás se relajen pero con los niños a la vista y si hay que intervenir se hace.
    No puedo entender las madre que no intervienen nunca y luego se quejan de que tú lo hagas. Una vez, en el parque, pensé que terminábamos con la policía porque había un niño mas grande que el mio y se le acercó varias veces y le daba empujoncitos intimidatorios, al final cogió un coche grande y le quiso pegar en la cabeza con él. El niño tendría un año o más que mi hijo. Era mucho más alto, si le da con el coche, lo desgracia. Así que mi marido cogió a mi hijo (sin tocar al otro niño) y después le dijo al niño mayor que estaba muy feo pegar a los otros niños con cosas duras en la cabeza. Ahí es cuando apareció la madre, diciéndole a mi marido que con qué derecho le regañaba a su hijo. Se pusieron a discutir y al final nos fuimos, creo que mi marido le dijo algo de “mover su culo gordo”.

    Te doy un consejo, en estos casos, intenta no tocar a los niños ajenos porque hay madres/padres que pierden la cabeza y hablan de “maltrato”. Yo cojo a mi hijo/a y a correr. Es muy difícil porque te dan ganas de “estrangularles” !

    Un abrazo.

    • madrexilio
      febrero 11, 2014

      Gran consejo Laura, te lo agradezco, tiene razón. Hay que evitar a toda costa tocar a los niños ajenos. Te voy a tener presente cuando se me presente otra situación similar, aunque espero que sean pocas 🙂

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »